Jóvenes de todo el mundo impulsan la Huelga Mundial por el Clima

En todo el mundo les jóvenes protagonizan la vuelta del #FridayForFuture como nunca antes, con la Huelga Mundial por el Clima que ya empezó este viernes en distintos países. Mientras los estados organizan cumbres climáticas que no apuntan a revertir la raíz de la crisis ambiental -y por ende social- y persisten los discursos negacionistas del cambio climático, el movimiento socioambiental crece cada vez más de la mano de la juventud organizada. Las "futuras generaciones" y la necesidad de un cambio urgente.

Por Lautaro Palacios |

🕒 4 minutos de lectura

Los Friday For Future interrumpidos por la pandemia, regresan hoy en todo el mundo con la primera Huelga Mundial por el Clima. En Argentina ya hay 23 puntos de concentración a lo largo y ancho del país y desde las organizaciones llaman a respetar todos los protocolos sanitarios por la pandemia del coronavirus. En Córdoba Capital la concentración será a las 17 horas en Colón y Cañada con movilización hasta Patio Olmos. Otro punto será en los cruces de las Rutas 38 y E55, convocatoria para reclamar contra el avance de la Autovía de Punilla impulsada por el Gobierno Provincial.

Esta acción se lleva a cabo en el marco de una crisis ambiental que se agrava como nunca antes, llevando a los estados del planeta a realizar Cumbres Climáticas mundiales para diagramar políticas que apunten a la preservación ambiental y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Todo eso sin modificar la estructura del sistema capitalista que nos ha llevado aceleradamente, desde la Revolución Industrial hasta la actualidad, donde el 1% más rico del mundo emitió más del doble de gases de efecto invernadero que el 50% más pobre.

Las cifras también reflejan la desigualdad exorbitante, cuando vemos que los 22 hombres más ricos del mundo tienen más dinero que todas las mujeres de África.

Con la aparición en escena de la adolescente sueca de 18 años, Greta Thunberg, emergió una juventud activista y dispuesta a organizarse para "enfriar al planeta" y concientizar a la humanidad con los #FridayForFuture, como sucede hoy. También se suman sectores y organizaciones antiespecistas que además luchan por la vida de seres no humanos, cuestionando el sistema industrial agro-alimentario global.

Por otro lado están los sectores negacionistas del cambio climático y la crisis ecológica -y por ende social- que forman parte de la ultraderecha a nivel mundial. Un ejemplo es el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien llegó a cuestionar la veracidad del informe publicado en agosto de este año por Organizaciones de Naciones Unidas (ONU), el cual detalla las consecuencias climáticas irreversibles para el año 2030. Lo mismo sucede con mandatario brasilero Jair Bolsonaro, quien este año ha moderado su posición anti-ambiental, pero continúa jugando con fuego en el Amazonas y los territorios indígenas. Consecuencia de esto último son las imágenes de casi 6000 indígenas de 170 etnias diferentes que llegaron a Brasilia en agosto, para protestar contra las políticas de expropiación de territorios ancestrales.

En Argentina las expresiones negacionistas se han visto de manera más reciente con el ultraderechista Javier Milei, quien también ha tomado posición al decir que el cambio climático es "un invento del marxismo". Pero tampoco han demorado en responder les jóvenes que se encuentran alerta contra las políticas extractivistas que se emplean en Argentina para sopesar la crisis socioeconómica. Un ejemplo de esto último es la histórica Audiencia Pública Autoconvocada y Plurinacional contra el Acuerdo Porcino con China, así como sucesivas movilizaciones convocadas desde la Coordinadora Basta de Falsas Soluciones, debido a la falta de información que el Gobierno Nacional proporciona a la población sobre este convenio.

La pandemia fue un aviso al cual la juventud organizada le ha prestado atención. Muchas veces se habla de las "futuras generaciones" como un ente indivisible que espera pasiva a ocupar un lugar en la sociedad. Lo cierto es que esas generaciones ya están siendo protagonistas y cuestionando qué presente existe para su futuro, reclamando justicia climática. Es una lucha contrarreloj contra el capitalismo colonizador, así como contra el antropocentrismo y el adultocentrismo consolidados en el sistema global imperante, que profundiza la desigualdad de clases, de géneros, étnica y etaria.

Foto de portada: Manifestación en Plaza de Bolívar, Colombia - Bogotá, con motivo de la huelga mundial por el clima. (EFE/Mauricio Dueñas Castañeda)

Fuentes: Cinco datos sobre la desigualdad extrema global y como combatirla

También te puede interesar:

Lautaro Palacios

Estudiante del Profesorado en Psicología y transita el tramo final de la Licenciatura en Psicología - Universidad Nacional de Córdoba.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram