Qué es el HB4: el trigo transgénico que se masifica en Argentina

El periodista y escritor Patricio Eleisegui, luego de acceder a un informe de la multinacional argentina Bioceres, descifró algunos detalles sobre cómo avanza la producción de trigo transgénico en el país. A pesar del rechazo de instituciones, profesionales y organizaciones territoriales, el nuevo negocio se expande "silencioso y masivo".

Por Lautaro Palacios |

🕒 3 minutos de lectura

La investigación biotecnológica del primer trigo transgénico HB4 resistente a la sequía del mundo, impulsada por la multinacional argentina Bioceres con abierto apoyo del Gobierno Nacional, preocupa cada vez más a sectores de la sociedad. Desde ambientalistas, hasta investigadores de CONICET y universidades nacionales, desalientan con firmeza el cultivo y utilización del trigo en el territorio nacional. Muestra de ello fue la campaña #ChauHavanna, impulsada a mitad de año por la Unión de Trabajadores Rurales (UTR), en contra de la utilización del producto transgénico por la reconocida marca de alfajores Havanna. Luego esta última afirmó públicamente que no trabajarían con Bioceres.

Es que debido a su composición, el trigo transgénico HB4 requiere ser regado con glufosinato de amonio, un herbicida 15 veces más tóxico que el glifosato, "cuestionado y prohibido en muchos países por su toxicidad aguda y sus efectos neurotóxicos, genotóxicos y alteradores de la colinesterasa" según investigadorxs. Aunque también existen otras consecuencias, tal como sucede con otros químicos del agro, desde la continuación del agua o la muerte de insectos y peces.

A pesar del rechazo contundente, el periodista y escritor Patricio Eleisegui, informó a través de sus redes sociales que "el trigo transgénico HB4 se masifica en Argentina" y "avanza a paso redoblado". Lo hizo luego de acceder a un informe de Bioceres, donde la misma expone los resultados operativos y financieros del último trimestre de 2021, destinado a sus inversionistas y la Bolsa de Nueva York.

Según los datos precisados y compartidos por Eleisegui, Bioceres afirma que en Argentina ya existen 55.000 hectáreas sembradas con el trigo HB4; además se trata de una cifra que representa un crecimiento del 686 por ciento respecto del mismo trimestre pero de 2020. También incrementó el número de productores que siembran la oleaginosa creció a 225, un 800 por ciento más que el año pasado. Por otro lado, las ganancias generadas por la comercialización acumulan 6,4 millones de dólares, 303 por ciento más en relación al mismo período del año pasado.

Según el mismo informe, Bioceres abarca 23.000 hectáreas en plantaciones de soja HB4 en el país. "El resultado de las cosechas de ambos OGM ha sido utilizado para multiplicar las semillas, por lo que se espera una ampliación sumamente superior de la superficie a ocupar con estas variedades" pronostica Eleisegui.

Otra empresa involucrada que menciona el periodista, es la semillera transgénica Grupo Don Mario, firma argentina pero que mantiene grandes negocios de soja -principalmente-, maíz y trigo en Brasil.

"Silencioso y masivo: así se expande el nuevo negocio" advierte Patricio. "Ahora, para acceder al detalle del desastre además hay que revisar lo que se dice en Estados Unidos", afirma denunciando cómo este modelo ataca directamente la soberanía alimentaria y económica nacional, ya que además se dependía de Brasil para la aprobación y posterior comercialización del producto al país hermano, donde es embajador Daniel Scioli.

Lamentablemente este no es primer producto de "marca argentina" y resistente a la sequía que se implementa en nuestro país de la mano de Bioceres. Además de soja y trigo, existe el antecedente de la papa transgénica HB4, la cual fue aprobada durante el gobierno de Cristina Kirchner en octubre de 2015. La cooperación entra la empresa e instituciones estatales como Conicet se remonta a los orígenes de Bioceres en 2001.

También te puede interesar:

Lautaro Palacios

Estudia el Profesorado en Psicología y se encuentra en el tramo final de la de Licenciatura de Psicología en la Universidad Nacional de Córdoba.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram