Córdoba entre el agronegocio, el desempleo y las elecciones

El Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad (OTES) publicó un informe donde describe los impactos del modelo productivo agroexportador en la provincia de Córdoba, en relación al salario, la ocupación, la pobreza entre otros. Si bien hace años el oficialismo provincial sostiene un vínculo económico y político con la patria sojera, la alternativa electoral más votada ayer durante las elecciones legislativas no ofrece un cambio, ni cerca, al escenario crítico que evidencia el informe.

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 4 minutos de lectura

El pasado 12 de noviembre, el Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad (OTES) publicó el informe “Reflexiones sobre la pobreza y el desempleo en la provincia de Córdoba”, donde evidencian la creciente decadencia de la provincia en términos salariales, ocupacionales, industriales y comerciales con un sector agropecuario consolidado como ningún otro, cuya concentración explica en parte el grado de pobreza que azota Córdoba.

El informe destaca que durante 2021 Argentina sufrió una caída generalizada del salario en todos los sectores, destacándose el sector industrial (del 45% de la participación del salario en 2016, al 28% en 2021), así como el privado (3,5 puntos menos que 2019 y 8,1 menos que 2016). Sin embargo, en estos distintos sectores la distribución salarial no es igual afirman desde el OTS:

“La participación del salario es particularmente baja en el sector agropecuario, donde en 2021 fue menor al 21%”

Córdoba entregada al agro

Trasladando la caída del salario a la provincia de Córdoba, hablamos del distrito provincial que en los últimos años viene presentando un proceso de reprimarización y desindustrialización de su economía, según explica el informe. Es decir, el incremento de la producción de agrícola, minera y ganadera (mayormente privada).

“Hasta 2013 la industria era el sector de mayor tamaño en Córdoba, luego en 2019 se encontraba en tercer lugar, detrás del Comercio y del sector agropecuario que se consolidó como la actividad de mayor peso en la economía provincial”

La decadencia industrial también es acompañada desde 2016 por la pérdida de empleo registrado y de puestos de trabajo. Pero por otro lado, si bien el Comercio también ha decrecido en este sentido, el informe lo caracteriza como el sector que más emplea en la provincia.

“La agricultura por su parte, a pesar de su crecimiento en términos de producción, es constante y de poca magnitud en cuanto a empleo registrado”

Por otro lado, si bien todos los sectores han sido afectados por la inflación desde 2018, en términos salariales el sector industrial continuó proporcionando los más elevados, mientras que el agropecuario se destaca por los más bajos.

Es decir, la provincia sostiene un modelo productivo que no genera empleo, ni tampoco realiza una distribución salarial consecuente con su concentración económica. Desde el OTES reflexionan sobre esta situación:

“Esto nos lleva a pensar que la pérdida en la participación del salario en el producto que se evidencia en el país, se verá profundizada en Córdoba por las características de su modelo productivo”

Además, la desocupación en Córdoba ha crecido desde 2017 cuando era del 8%, alcanzando el 19% en el momento más crítico de la pandemia, manteniéndose actualmente en 14,4%. En este sentido, la desocupación se destaca en Córdoba, pero además se ha mantenido por encima de todo el país.

Con respecto a las cifras sobre las condiciones de pobreza de quienes habitan en el Gran Córdoba, el incremento de los porcentajes en estos términos acompañan a la creciente desocupación iniciada en 2017: “Pero con la particularidad que ese crecimiento nunca se detuvo y aún continúa, llegando al primer trimestre de 2021 al 46% de la población”.

“Al igual que en el caso de desempleo, la cantidad de personas bajo la línea de pobreza es mayor en Córdoba que en todo el país”.

Desde el informe destacan que esta situación es sostenida por el Gobierno Provincial, el cual defiende, financia y promueve al sector agropecuario.

Gobierne quien gobierne, legisle quien legisle

El oficialismo de Hacemos Por Córdoba (HxC) ha apoyado su línea cordobesista con continua alusión al “progreso” sobre la obra pública (autovías, circunvalaciones, puentes, rutas) y normativas para beneficiar al sector agropecuario. No existen políticas para integrar a distintos sectores de la sociedad, ni siquiera en relación las obras públicas, que favorecen mayormente al transporte de materias del agro para la exportación.

En el día de ayer, con las Elecciones Generales vimos que la población cordobesa reafirmó su postura marcada en las PASO, con la reiterada y arrasadora victoria de Juntos por el Cambio (JxC) sacando el 54% de los votos. Tal vez esta postura sea por la ineficacia de HxC en mantener una buena imagen por su paupérrima gestión, sumado a que hablamos la provincia que sostiene su postura “macrista” desde 2015.

Sin embargo, más allá de las votaciones, los giros electorales o los 'voto castigo', en la provincia lo que pesa es el arraigo del sector agropecuario. Es decir, gobierne quien gobierne o legisle quien legisle, se ha estructurado tanto el modelo productivo de Córdoba, que tanto HxC como JxC continúan ofreciendo los mismos caminos, los que conducen a lo descripto en el informe del OTES.

Imagen de portada: La Tinta

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram