Jaque al Rey, un perfil de la ajedrecista Milagros Brizzi

Entre tableros y alfiles Milagros Brizzi muestra cómo hacer jaque mate en tres jugadas. Un perfil de la primera presidenta del club de Ajedrez Pensando Córdoba por Emi Urouro para Enfant Terrible

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 5 minutos de lectura
Foto: gentileza

En agosto fue elegida presidenta del club Ajedrez Pensado de Córdoba, con 25 años es maestra internacional femenina de este deporte y le apasiona dar clases. Milagros Brizzi, nacida y criada en la provincia de Córdoba es una de las representantes que tiene el país a la hora de disputar torneos de ajedrez a nivel internacional.

Participa de competencias interprovinciales que, antes de la pandemia, marcaban el ritmo de su carrera y que actualmente, dan indicios de poder volver a la presencialidad.

Brizzi está emancipada desde los 14 años,  porque empezó a viajar sola a esa edad, su familia no siempre podía acompañarla y los costos se multiplicaban si iba con otras personas. Esto permitió que, desde muy temprana edad pudiera circular como si fuera mayor de edad, es decir, sin tener que ir ante un escribano o escribana cada vez que tenía un torneo en el extranjero.

Milagros cuenta todo esto sentada frente a un tablero, en el club de Ajedrez Pensando que se encuentra sobre la calle Maipú de la capital cordobesa. Un espacio mantenido por socios, en su mayoría varones, y que sobrevivió la crisis económica que implicó el cierre de estos centros por la pandemia.

A pesar de la cuarentena se mantuvieron dando clases de manera virtual. En este período hubo una explosión de estudiantes, quizá porque la gente pasaba más tiempo en su casa -supone Brizzi-, lo qué, junto con los aportes mensuales de quienes forman parte del club, permitieron sobrellevar la situación crítica provocada por la emergencia sanitaria.

Foto: gentileza

Sillas, mesas y piezas de ajedrez componen la estética que la rodea. Mira el tablero, toma algunas figuras, hace tres movimientos y muestra una jugada para hacer jaque mate al contrincante.

Tiene al alfil entre sus manos, mientras cuenta que empezó a jugar porque su hermano - 1 año y tres meses mayor, había visto jugar ajedrez, y su mamá quería que hicieran alguna actividad extraescolar.

En ese momento, tenían obra social del sindicato de Luz y Fuerza, y un día decidieron preguntar si daban clases de este deporte, la respuesta fue positiva. Acto seguido, se anotaron y a las dos semanas fueron a su primer torneo de ajedrez.

“Mi hermano sacó una medallita, nos re motivó eso. Mi mamá se quería matar cuando le dijimos que nos anotamos en ajedrez. Ella pensaba que nos íbamos a anotar en algo más físico, y nosotros ‘no, vamos a jugar ajedrez’. Tenía 9 años”

Enseñar una forma de vida

Brizzi da clases en el Colegio Monserrat, en el club de Ajedrez Pensado y en La Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTGHRA). Esta vocación por la enseñanza comenzó cuando tenía 16 años.

En los primeros años del Monserrat, tiene alumnas y alumnos en igual proporción. Si bien, faltan mujeres y diversidades en el deporte, el momento histórico actual parece estar impulsando un cambio, por ejemplo con la serie Gambito de Dama cuya protagonista es una mujer, se muestran representaciones en productos culturales que ayudan a romper estereotipos de género.

“Me encanta transmitir la pasión por lo que hacés. A mis alumnas siempre les hablo de superarse. Yo estudio economía hace cinco años, estoy en 3ro, lo hago tranqui, antes me dediqué solo a jugar. Siempre le decía a mi hermano que yo era ‘pata dura’, él era más talentoso, y del grupo de niños eran todos jugadores más fuertes, pero yo insistí mucho y acá estoy”, dice Mili, mientras acomoda las piezas del tablero.

Una presidenta que no teme desafíos

El mes pasado, el club Ajedrez Pensado de Córdoba renovó su comisión directiva y eligió para el máximo cargo a Milagros Brizzi. Presidirá la institución en el período del 28 de agosto de 2021 hasta 28 de agosto de 2022.

La jugadora era vicepresidenta el año pasado, así que venía trabajando ya en la comisión. Considera que es necesario como deportista colaborar en la organización, involucrarse más en esta actividad que es amateur, donde no hay sponsors ni te pagan por jugar.

“Hace mucho me pedían que sea presidenta, para ayudar a la difusión del club. Tengo madera para eso. Para mi es como devolver parte de lo que ha hecho por mi el ajedrez, si bien es una responsabilidad extra ad honorem, está bueno porque a mi el club me ayudó mucho cuando era chica, me entrenaban y hacían torneos buscando fondos para que pudiera ir a las competencias”, relata Brizzi.

La pandemia ha sido crítica para el deporte, por eso, dirigir el club es otro desafío. Uno que Milagros ya está encarando, pensando en la vuelta a la presencialidad, en torneos futuros, etc.

Este deporte tiene diferentes títulos, se podría decir que se ganan siguiendo la misma lógica que los “cinturones de Karate”, es decir, al conseguir ciertos logros. En Córdoba, tres mujeres han ganado el título de maestra internacional de ajedrez

“En mi caso, gané dos sudamericanos, uno sub 16 - año 2011- y otro sub 18 - año 2014-, y por el último me otorgaron el título de Maestra Internacional Femenina de Ajedrez”

A nivel internacional, el máximo título que uno o una puede aspirar es de Gran Maestro en el Ajedrez, el que tiene Milagros es el que lo antecede. Es importante destacar que los mismos son otorgados por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE).

“En Córdoba, en toda la historia, fuimos tres mujeres Maestras Internacionales: Edith Soppe, Liliana Burijovich, y después vengo yo. (...) En su momento - año 2014-, cuando lo gané, fui la más joven de Argentina en tener ese título, después, a los dos años, me superó una chica de San Luis, Guadalupe Beso, es la más joven, me ganó por un par de meses” destaca Brizzi.

Dar clases y jugar es lo que más disfruta del ajedrez: “ De los tiempos previos a la pandemia, extraño los torneos, estar 6 horas jugando. Te olvidás de todo, es una completa abstracción de lo que pasa alrededor, porque sino no podés jugar”.

Para Milagros no podés estar en medio de una partida pensando en lo que tenés que hacer mañana, o si tenés que estudiar algo para la facultad, en ese sentido, dice que ayuda mucho a concentrarse en cumplir una tarea: “Es una forma de ver la vida, de entenderla”.

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram