El juez federal Vaca Narvaja y la fiscal Filoñuk han resuelto procesar a 27 estudiantes de la UNC por su participación en la rebelión estudiantil de 2018 que ocupó 40 facultades en todo el país en defensa de la educación pública y los salarios docentes. El procesamiento abre la posibilidad de juicio oral y una pena por “usurpación por despojo” que oscila entre los seis meses y los tres años de prisión, aunque no sería de efectivo cumplimiento. 

Las tomas y ocupaciones pacíficas de hasta 40 facultades en septiembre del año pasado fueron la expresión más audaz de la rebelión estudiantil que tuvo lugar en todas las casas de estudios públicas y nacionales. Desde el levantamiento de estas medidas de fuerza, el aparato político y judicial anti lucha ha avanzado a pasos agigantados para criminalizar a sus protagonistas y referentes. 

Tras la suspensión por 5 años de lxs estudiantes de la Universidad Nacional de Río Negro que fueran desalojados de sus facultades con toda la parafernalia de palos, gases y escudos de Gendarmería, y la exoneración de algunxs docentes que apoyaron las tomas, Córdoba sube la apuesta represiva procesando a 27 estudiantxs.

Juri, Ferreyra, la Franja y ..¿Vaca Narvaja?

El juez federal Hugo Vaca Narvaja, a cargo del Tribunal Federal Nº3 ha resuelto procesar por “usurpación por despojo” a lxs estudiantes que sostuvieron medidas de lucha en defensa de la educación pública. En el marco de las enormes movilizaciones por un salario por encima de la línea de pobreza que exigía el claustro docente a nivel nacional, y las reivindicaciones estudiantiles contra el vaciamiento y la asfixia presupuestaria que vive la educación superior que denuncian todavía hoy todxs lxs estudiantes de las universidades públicas.

Según la instrucción del magistrado, el procesamiento es debido a la toma del Pabellón Argentina sostenida hasta el 27 de septiembre de 2018 por integrantes de la Asamblea Interfacultades ya que según consta en el dictamen “los imputados recurrieron a la violencia y a las amenazas, para ingresar al Pabellón”. Este fallo omite además, otro emitido en 2017 por la jueza Maria Elena Liberatori que reconoce que las tomas no son un delito.

Un procesamiento que podría sentar en el banquillo de los acusados a 27 estudiantes, sólo puede explicarse en el marco de un proceso general de criminalización estudiantil y disciplinamiento para futuras reivindicaciones. En muchos casos la presión mediática desatada por los aparatos de comunicación vinculados al ala mas reaccionaria del Consejo Superior de la UNC, ha fogoneado el imaginario de lucha antisubversiva que abonan las fantasías secretas de algúnx vicerrector y más de unx decanx en nuestra universidad.



¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar