En el día de ayer en una sesión del Consejo Directivo en la Facultad de Psicología (UNC) se llevó adelante la aprobación de un nuevo plan de estudios por parte de la gestión de dicha institución (Avanzar), el Centro de Estudiantes (SUR) y la AGP (Agrupación de Graduadxs Psicología). El hecho tuvo lugar con el auditorio de la facultad repleto de estudiantes que denunciaban la ilegitimidad del proceso, la falta de espacios de debate y participación brindados por la gestión.

En el día de ayer, en el auditorio de la Facultad de Psicología, se dió una sesión abierta del Consejo Directivo en la que se aprobó por mayoría de 12 votos una promesa de campaña realizada por el espacio político Avanzar. De la mano de Patricia Altamirano como decana y Raúl Gómez como vicedecano, se aprobó finalmente un nuevo plan de estudio. La oposición conformada por el espacio de docentes (Juntxs por Psico) estudiantes (Asociación Libre – La Bisagra) y egresades (Egresades por la Universidad Pública) no pudo votar la propuesta, ya que luego de que todo el bloque oficialista votara en positivo a pesar del clima de repudio y descontento, la sesión fue levantada.

Debido a que el proyecto de la gestión se quería aprobar con menos de un año de elaboración, con datos recabados a partir de métodos de corte cuantitativo como encuestas y cuestionarios en internet o puestos en los pasillos de “dejá tu idea”, estudiantes y ayudantes de alumnes autoconvocades hace meses vienen reuniéndose repetidas veces exigiendo mayor acceso a la información. Presentaron propuestas con actividades convocando a todos los claustros, invitando a organizaciones sociales y comunidades con las que se articula desde la academia, para poder decidir de manera conjunta sobre el nuevo plan. Todo esto denegado en sesiones previas del Consejo Directivo.

Sumado a esto, la propuesta definitiva del proyecto fue conocida por les consejeres de la oposición el mismo día en que el Consejo Directivo sesionaba, por lo tanto la misma tampoco había sido puesta a disposición del resto de la comunidad educativa. A esto se suman modificaciones respecto de los documentos que se habían estado trabajando en sesiones previas en el Consejo Directivo. Las modificaciones, ausentes de toda señal de discusión colectiva, hacían referencia a un título intermedio, a las prácticas y modalidades de egreso, como así también a materias electivas presentadas con cero horas teóricas.

El principal argumento que viene sosteniendo el oficialismo para tan apurada decisión tiene que ver con los 33 años antigüedad que constan en el plan actual, a pesar de que el mismo espacio político mantiene la gestión de la institución hace 15 años.

25 razones

Les docentes, estudiantes y egresades de la oposición realizaron un documento con 25 razones por las que el nuevo proyecto no debía ser aprobado aún, considerando la gran cantidad de irregularidades. Entre ellos, denuncia que no presenta cambios sustanciales con respecto al del 86’ el cual sostiene una orientación hacia el área clínica en la formación, contrario a una de las fuertes demandas por parte del estudiantado que reclama mayor amplitud con respecto a otras áreas (como la comunitaria, sanitaria, etc).

A lo anterior se suma que los contenidos mínimos de las materias y las correlatividades que se proponen fueron realizadas a pedido por vía correo electrónico, sin la realización de encuentros intercátedras, generando un desconocimiento colectivo sobre los contenidos propuestos, con el riesgo de generar nuevas superposiciones u omisiones del mismo.

Se propone realizar “seminarios/talleres de problemáticas actuales” y “espacios de aprendizajes de competencias/habilidades/destrezas” en los cuales no se especifica cómo cubrir dichos espacios con planta docente rentada, así como tampoco se contempla qué impacto tendrá en el área administrativa del personal no-docente, lo cual corre el riesgo de implicar una mayor precarización laboral.

Otra de las grandes propuestas está ligada a los espacios de formación práctica que se buscarán garantizar en las materias de lo que hoy se conoce como 1° y 2° año, cubriendo una cantidad de un (1) docente cada cincuenta (50) estudiantes, en una facultad que cuenta con 17.500 estudiantes registrades.

¿Y ahora qué?

De ser aprobado por el Ministerio de Educación, el nuevo plan de estudios se implementará a partir del año que viene con el Cursillo de Ingreso en el que ingresan por año más de 3000 estudiantes. Ante la búsqueda de respuesta a estas irregularidades por la incertidumbre que genera saber el impacto que tendrán estas modificaciones, las autoridades de la actual gestión argumentaron que “no existe un plan perfecto” y que se realizarán las respectivas modificaciones a medida que se vayan contemplando las irregularidades.

¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar