fbpx

Joao Gilberto, considerado el padre de la bossa nova murió en la tarde del sábado a los 88 años. Conocido mundialmente por haber compuesto «Chega de Saudade» y grabar por primera vez junto con Vinicius de Moraes el himno popular «Garota de Ipanema» Gilberto se fue sin que le fueran reconocidas las regalías millonarias por sus canciones, solo y en un apartamento prestado.

Foto de Darío Zalis

Autodidacta, compositor incansable, reconocido en todo el mundo junto al maestro Tom Jobin por mezclar las influencias del jazz norteamericano y la música popular brasilera para crear la bossa nova, el pasado sábado murió a los 88 años el autor de «Garota de Ipanema» João Gilberto Prado Pereira de Oliveira.

Al trascender su fallecimiento, un aluvión de mensajes con condolencias y recuerdos del compositor invadieron las redes. El emotivo tweet de Caetano Veloso se despidió de su compañero así:  «Desde mi punto de vista el mayor artista brasileño de todos”. La única excepción vino de parte del presidente Jair Bolsonaro que expresó un escueto «Era una persona conocida. Nuestros sentimientos están con la familia, ¿está bien?».

La última aparición pública de Gilberto fue en 2015 cuando tocó Garota de Ipanema para su nieta, visiblemente desmejorado. Tras esta actuación se encerró en un departamento que presuntamente pertenece a Paula Lavigne, mujer de Caetano Veloso, en Río de Janerio, acuciado por deudas y litigios sobre los derechos de sus canciones. Recién en 2008 un tribunal brasilero reconoció que los derechos sobre sus tres primeros discos, publicados en 1964 le pertenecían.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar