El “Enfant Terrible” del periodismo independiente de Córdoba. Un medio alternativo y contrahegemónico que apuesta a la mirada crítica de la realidad, para defender la información como derecho.

El periodismo (no) ha muerto.

En la era dorada de la posverdad, la realidad es una construcción unívoca de losmedios masivos. Lxs sujetxs sociales y sus formas de organización, los procesos de transformación colectiva son encajados a la fuerza en el relato oficial, o descartados deliberadamente. Las agencias de comunicación y los grandes monopolios de información se han convertido en la nueva forma de producción enlatada y serial de noticias, y la tarea de contar la realidad ha ido degradándose hasta ser hoy una caricatura de lo que fue.

Mientras tanto, en la vereda de en frente del relato universal se van sumando cada vez mas cuerpxs. El discurso de la posverdad no garpa y ya somos muchxs lxs que confiamos en los llamados “medios alternativos” como herramienta de información y difusión. Por eso nació en Córdoba el “Enfant Terrible”, la maquinaria diversa y compleja, pero sobre todo comprometida y sin caretas de una redacción irreverente que apuesta a la comunicación popular. Una reivindicación del vínculo de paridad entre lxs comunicadorxs y el sujetx protagonista de lo que sucede, sin las pretensiones de rigor e imparcialidad que tanto acreditan tener los grandes medios, y que tan poco suelen usar.

La comunicación como trinchera

Bailar al son de la murga que tocan las marchas populares de nuestros días es el fundamento del Enfant Terrible. Desde distintos extractos disciplinarios y político-sociales fuimos confluyendo durante este año varixs cuerpxs, en una redacción que hoy es parte indisociable de los procesos sociales que se viven en Córdoba.

El feminismo, la disidencia sexual, la lucha ambiental en defensa del bosque nativo, los músicos y poetas que yiran entre Las Tejas y Güemes con su arte, lxs trabajadorxs que nos confían sus historias cotidianas, o los Pueblos Originarios, por nombrar algunxs colectivos también son parte de esta redacción, que busca hacer de la comunicación popular y alternativa una trinchera contra el silencio, el olvido y la invisibilización.

Porque (no) todo es política

El ejercicio libre de esta forma de comunicar, de involucrarnos con la comunidad y de transitar esta córdoba caótica nos llevó a encontrar una sintonía particular con La Otra Cara de Güemes.

El compromiso con la cultura, con lxs artistas independientes, con las historias callejeras del ilustre barrio del centro cordobés que retrata La 
Otra Cara, nos abrió la puerta a convidar a todxs este proyecto periodístico.

Así nos encontramos. Con la vocación de informar(nos) y difundir(nos), con el entusiasmo que genera lo hecho colectivamente, para darnos aliento mutuo y poder seguir ofreciendo un periodismo consciente y una cultura alternativa, independiente y a pulmón.

¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar