El 3 de agosto se llevará adelante el 9° Festival en reclamo por la Devolución de la Casona Camichingona ubicada en León Pinedo 32, barrio Alberdi (La Toma), a partir de las 16 hs.  El evento coordinado por la Comunidad del Pueblo de la Toma reclama la devolución formal del espacio, y pretende visibilizar su histórica resistencia por el territorio, su identidad y espiritualidad, desenmascarando la política de integración subordinada que emprende el estado provincial y nacional.

En diálogo con Debora Ferreyra, integrante de la comunidad: “Hoy nos pensamos como cuerpo-territorio y siempre en un aprendizaje constante. Este noveno festival también nos recuerda que ya son 3 años de reclamo”

Fotografía: Eduardo Las Heras

La comunidad Camichingona del Pueblo de la Toma, invita a la sociedad cordobesa este sábado 3 de agosto al 9° Festival por la Devolución de la Casona ubicada en Leon Pinedo 32. Los reclamos por la restitución del espacio a la comunidad iniciaron en agosto de 2016, a través de una nota dirigida al gobernador de la Provincia de Córdoba Juan Schiaretti.  El inmueble, perteneció a uno de lxs últimxs Curacas de la comunidad, Don Belisario Villafañe, quien la entregó en comodato al gobierno provincial para que funcione una posta policial. En 1982, ya funcionando como comisaría, fue expropiada por la última dictadura militar y hasta hace poco,era una casa abandonada.

En diálogo con Debora, nos comenta  que esta novena edición tiene como objetivo “visibilizar a través de la música y el arte nuestro reclamo como así también nuestro crecimiento como comunidad en constante  vínculo con nuestras raíces no solo territoriales sino comunitarias, donde el compartir el bailar, el cantar y la oralidad son modos de construcción colectiva. Ese día germina una unión barrial donde la calle pasa a ser un espacio de y para los vecinos, amigos y comuneros que estamos en la lucha por nuestras raíces. Los artistas comparten músicas, bailes, comidas que tienen una relación con la idea del buen vivir, pensándose en términos de reafirmar los derechos tanto de las personas como los de la Pacha”

Fotografía: Eduardo Las Heras

Desde el 2016, la comunidad lleva adelante una toma simbólica del espacio, reuniéndose todos los días lunes alrededor de la abuela Tacu (abuela algarrobo de más de 500 años) a ceremoniar.  “La causa principal es seguir construyendo comunidad entre todes quienes quieran ser parte y también reclamar al Gobierno la devolución formal de la casona, que es patrimonio ancestral de nuestras comunidades. Hoy ya existe un habitar este espacio, porque los lunes compartimos bajo la Tacu ceremonias, charlas y talleres, sin embargo el lugar no está en condiciones aptas para los fines que se esperan tener pronto. El tener este espacio significa mucho ya que es poder tener un lugar de encuentro entre hermanos con el objetivo de seguir construyendo colectivamente y sobretodo resguardar a la abuela Tacu de los avances inmobiliarios y capitalistasque amenazan la ciudad”

La lucha por el territorio que emprende la comunidad, parte de reconocer que identidad, espiritualidad y territorio son indisociables, es decir, que “no hay posibilidad de espiritualidad sin territorio”.  En este sentido Debora nos comenta: “Hoy nos pensamos como cuerpo-territorio y siempre en un aprendizaje constante. Este noveno festival también nos recuerda que ya son 3 años de reclamo”.

La jornada contará con la participación de diversos artistas, entre ellxs  la Murga Contraflor, Chango Santiago, Chavascate Duo, Luchi Zaghiz, Las Chochas, Fernando Manguz, Perro Verde, Fernando Rodriguez, Lucas Heredia, Fuerza y Pezón. “Muchos de los artistas en escenario, como el público en general, están involucrados en defender estos derechos pero además es un espacio abierto para quienes quieren interiorizarse o simplemente compartir un buen momento. Conocernos, charlar, compartir, divertirnos y recordar que existió un momento donde nuestros ancestros tenían un modo de vida conectado con la naturaleza”.

El proceso que lleva adelante la comunidad, es acompañado por distintas organizaciones e integrantes de otras comunidades: “trabajamos en red con quienes están en la lucha de los derechos humanos, de los bosques nativos, junto a hermanos de otros territorios. Lo más lindo de ese día, es que todes, más allá de las diferencias ideológicas, religiosas o políticas que puede haber, se siente en el aire un clima donde todes somos hijes de la tierra. Y  por eso se festeja, además de conmemorar la lucha, que el pueblo Camichingón está vivo”.

Por Mati Inti y Bianca De Toni para Enfant Terrible 

¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar