fbpx

Lucas Mathias Gargiulo, un joven trans de 24 años fue atacado, asaltado y violado el 1 de mayo cuando volvía a su casa en San Miguel de Tucumán. La policía provincial rechazó tomarle la denuncia. Reflexionamos con el activista trans Eugenio Talbot Wright sobre la violencia cotidiana que vive el colectivo trans-travesti en argentina.

Por Cati Caramuti para Enfant Terrible

Lucas salió a festejar que había conseguido trabajo, el mismo día internacional de lxs trabajadorxs. Al final de la noche, decidió quedarse en el departamento de una amiga y regresar a su casa de día cuando fuera ‘más seguro’. A las 9 de la mañana del otro día, se bajó del taxi tres cuadras antes de llegar a su casa y comenzó a caminar por la avenida Paso de los Andes, poco antes de llegar a la calle Italia lo interceptan dos motociclistas. Lucas entendió que le querían robar por lo que automáticamente les entregó su celular y su billetera.

Tres hombres comenzaron a darle una paliza mientras le gritaban ‘puto, te vamos a volver macho’. Los golpes se agravaron,  al bajarle los pantalones el cuerpo trans despertó odio en sus agresores, un odio cultivado a todo aquello que salga de la heteronorma. Lucas subió su testimonio en primera persona a las redes, en el que puede verse su rostro lastimado y su voz entrecortada con sollozos que relatan con detalle lo sucedido esa mañana, está roto pero aun así tiene que contar para que vean que no es mentira porque para la policía no fue suficiente su relato y en la comisaría no quisieron tomarle la denuncia por violación. Solo registraron el robo y los golpes.

«No pusieron nada, pero nada, de la violación. Se lo dije, que dejaran constancia, y me cambiaban de tema, no me escuchaban. Me mandaron a un médico forense en la Subjefatura de Policía, en la Chile y San Miguel, pero por las lesiones, no por la agresión sexual. Estuve dos horas esperando y recién me dijeron que el médico no iba a llegar, que venga a ver si lo encontraba a las seis de la tarde o que directamente fuera mañana»

No sólo es la agresión física, es la sistematicidad con la que las personas trans son agredidas diariamente por la policía, por los hospitales, por el Estado. Están expuestas a un sistema de violencia constante, a la falta de inclusión laboral, falta de acceso real a la educación y al sistema de salud.

Eugenio Talbot Wright, varón trans integrante de HIJXS y activista de la diversidad sexual reflexiona para Enfant Terrible sobre el caso: “ésto habla de que nosotros ni siquiera estamos en los bordes de un sistema, estamos fuera, caídos del sistema. Y a los caídos del sistema se les hace cualquier cosa”. De esta manera, sigue, “se legitiman absolutamente todos otros tipos de violencia”.

Eugenio crítica el tratamiento mediático que tienen los casos de transodio: “Siempre que se habla sobre nosotros y nosotras son personas cis las que lo hacen, en congresos de género, en los programas, en las diplomaturas, siempre hay personas cis hablando sobre las realidades trans”. El caso de Lucas impacta entonces de manera particular porque, en palabras de Talbot “cuando suceden estas cosas, parecen sorprender a muchos y son cosas que vivimos cotidianamente”.

A pesar de que existe la ley de identidad de género desde el 2012, la realidad dista mucho de la aceptación social de los derechos de las personas trans. Se lucha contra un sistema injusto y represor que levanta banderas de “normalidad”. La norma es binaria y heterosexual, todo lo que esté por fuera de ella es considerado peligroso. El referente trans cuenta que están sometidos a estas cuestiones pero que el panorama “no nos es ajeno porque hemos convivido históricamente con él. Somos los y las sujetos que el sistema desprecia. Nosotros y nosotras somos cuerpos e historias desechables.”


¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar