La Navidad de la Primera Linea

Esta navidad fue diferente en Chile. Casi 300 familias abrazaron a un mutilado, más de 3000 celebraron las pascuas sin una hija, un padre o un hermano que permanece detenido en manos de los Carabineros. En la última semana de este 2019 no hubo regalos para las 24 personas que continúan desaparecidas. El 31 de […]

Por Santiago Torrado |


Esta navidad fue diferente en Chile. Casi 300 familias abrazaron a un mutilado, más de 3000 celebraron las pascuas sin una hija, un padre o un hermano que permanece detenido en manos de los Carabineros. En la última semana de este 2019 no hubo regalos para las 24 personas que continúan desaparecidas. El 31 de diciembre 22 familias no celebrarán el inicio de la segunda década del siglo, porque la represión asesinó a alguno de sus integrantes.

"Siento que no tengo mucho para celebrar" dice Paola, 65 años docente jubilada y manifestante desde el primer día de estallido social en Chile. Este 24 de diciembre decidió ir a la Plaza Dignidad a pasar la Navidad con los jóvenes de la Primera Línea. Poco antes de que lleguen los blindados de Carabineros a reprimir, saca su máscara anti gas y se pierde entre el gentío que huye de las lacrimógenas y los blindados color verde oscuro que merodean por la alameda, en medio de la oscuridad.

Poco después de la media noche, la sombra ominosa del Guanaco hace su aparición, mojando a los congregados en la plaza. La expresión aguar la fiesta nunca tuvo una representación tan literal. Pronto la masa responde a los chorros de agua y las lacrimógenas con bronca y con piedrazos. "Sin miedo, cabros!" grita Pablo de 42 años, obrero de la construcción mientras rompe con su martillo un pedazo de baldosa para arrojarlo al carro hidrante.

Bajando por la alameda en dirección opuesta a la Plaza hacia el cerro Santa Lucía todavía se oyen los estruendos de la represión. Pablo se saca la capucha para que Paola, a quien no conoce de nada, le rocíe en la cara un poco de agua con laurel para calmar la irritación. La oscuridad de la Plaza, la emboscada de los pacos, el guanaco cargado de agua con soda cáustica, los balines y las lacrimógenas son ya parte de la cotidianidad chilena. Hasta que la dignidad se haga costumbre. Pablo se vuelve a colocar la capucha pero antes se abraza con Paola. "Feliz Navidad compañera" y vuelve a la primera línea.

También te puede interesar:

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Quiero colaborar 🤝

¿Y que si te suscribís
tenés beneficios?

Enterate acá 😎

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

#NoEstamosAjenxs #EconomíaComunitaria

Frente a la crisis que instaura el COVID-19, desde Enfant Terrible habilitamos un espacio que pueda nuclear a los emprendimientos locales de Córdoba.

Seguí leyendo 🙌
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram