El gobernador Juan Manuel Urtubey ordenó una brutal represión contra la comunidad Diaguita-Calchaquí en la localidad salteña de Cachi. La comunidad exige que se respete la propiedad comunitaria de la tierra considerada sagrada, y denuncia que el gobierno busca beneficiar un emprendimiento inmobiliario privado. 

La comunidad Diaguita-Calchaquí «La Aguada» fue reprimida sin orden judicial, por efectivos de la policía de la provincia mientras realizaban una protesta por la usurpación de territorios sagrados para esa comunidad. El territorio habitado por los Diaguitas es reclamado por la familia Montero, propietaria de la Bodega Puna, que busca instalarse en el lugar.

Integrantes de la comunidad denuncian que «la bodega primero cortó el suministro de agua que baja del Nevado de Cachi y avanzó sobre los demás recursos naturales indispensables, hasta directamente cortar el camino”.
El territorio en disputa esta contemplado en la Ley Nacional de Ordenamiento Territorial 26.160 que otorga a las comunidades originarias la propiedad comunitaria de la tierra, bloqueando o dejando sin efecto los desalojos que pudieran impulsarse por privados.



¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar