Evita: esa eterna mujer

El 26 de julio de 1952 Eva Duarte de Perón moría a causa de un cáncer uterino a sus 33 años de edad. Ese día, el país se paralizó por completo. La CGT declaró tres días de paro nacional, y solicitaron el duelo nacional por 30 días. El velorio de la emblemática figura política y espiritual del país duró16 días. En menos de 24 horas, fueron recibidas 18.000 coronas florales. Amada por los humildes y odiada por la oligarquía y las clases dominantes, hoy tal como ayer, Evita es celebrada y llorada en cada rincón de la Argentina.

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 5 minutos de lectura

Ríos de tinta se han escrito sobre Evita Duarte de Perón, pero aún así es inagotable. Su figura cobra nuevos sentidos con el paso del tiempo y de la historia. Sentidos en disputa: Evita montonera, Evita tortillera, Evita feminista, Evita abortera. "Si Evita viviera, ¿sería montonera?, ¿feminista?, ¿travesti?, ¿piquetera? Si Evita viviera, ¿señalaría el pacto de machos con esa furia que le daba la conciencia de su propia clase?, ¿despreciaría el amor romántico y le regalaría a su cuerpo roto unos placenteros revolcones sin nombre?, ¿metería el ruedo de sus vestidos de alta costura en el barro con tal de empujar al patriarcado?" se preguntó María Pía López en una nota publicada por Página 12 en 2019.

"No vale contestar las preguntas porque, aun cuando se pudiera hacer cálculos y proyecciones, su figura encontraría un punto de fuga para guiñar un ojo a quienes siguen inventando banderas con su deseo de Justicia", remata.

El funeral de Eva fue un evento multitudinario e histórico, sin precedentes. A pesar de la lluvia miles y miles de personas peregrinaron hacia el lugar, ese mismo día, para despedir a su amada Eva. En los 16 días de velorio, al menos dos millones de personas, con gran pesar, agitando banderas y pañuelos, arrojando flores entre sollozos, se acercaron al lugar donde reposó su cuerpo. En menos de 24 horas, fueron recibidas 18.000 coronas florales.

Evita nació en el pueblo bonaerense Los Toldos, en 1919. De origen muy humilde, reivindicado toda su vida, partió hacia la ciudad de Buenos Aires con 15 años de edad. En la gran ciudad se dedicó a la actuación, cobrando relevancia en la radio, radioteatro y en el cine. Conoció a Perón en 1944, quien aún no era Presidente de la Nación, y ocupaba el cargo de secretario de Trabajo y Previsión. Dos años después, ambos se convertirían en los políticos más importantes de la historia argentina, y por supuesto, los que han dejado marcada una profunda huella en el pueblo obrero y trabajador.

Sin embargo, Evita también generó mucho rechazo y odio en la sociedad, sobre todo en los sectores dominantes. De hecho, es conocida la pintada que expresaba "Que viva el cáncer", cuando Eva transitaba su enfermedad. Además, toda la vida pesaron sobre ella los insultos misóginos, machistas y fuertemente clasistas. En muchas ocasiones se la trató de puta, y controversialmente, hoy también es reivindicada de esa manera por muchas trabajadoras sexuales.

Eva Perón fue clave para la histórica sanción del sufragio femenino, en 1947. Como es costumbre del peronismo: ampliar derechos civiles y sociales. En 1948 creó la Fundación Eva Perón con el objetivo de construir hospitales, asilos, viviendas y escuelas. Además, garantizó becas de estudio y competencias deportivas para estimular la actividad en los niñxs y adolescentes, conocidos como "los juegos Evita" (una competencia que alguna vez participó nada más y nada menos que Diego Armando Maradona). Eva Perón, con todas sus paradojas, abrió camino a la participación de las mujeres en diversas facetas de la vida social y política. En 1949 fundó el Partido Peronista Femenino, garantizando el 33% de los cargos obtenidos para las mujeres peronistas.

“Hablo a todas las mujeres de mi país que trabajan y luchan rudamente por su hogar. A las que la fortuna adversa, o el humilde destino, han llevado allí, al pequeño refugio del taller, de la fábrica, de la oficina. Hablo a mi hermanas del campo, del quebrachal, y del ingenio. A las que optaron por dar a su hombre, a la par que su ternura, su dedicación y su periódico sacrificio del trabajo”.

discurso de Evita.

Evita fue adorada por el pueblo trabajador debido a su fuerte vínculo con los sindicatos de la época. Tal es así que en 1951 alentaron, sin éxito, la fórmula presidencial Juan Domingo Perón- Evita Perón. Además, su cuerpo fue velado en el Congreso de la Nación y en la Confederación General del Trabajo (CGT) en un acontecimiento masivo nunca antes visto.

El cuerpo embalsamado de Evita reposó en la misma CGT hasta que luego fue robado y comenzó la casi ficcional historia que cambió el país y que con el paso del tiempo fue adquiriendo un relato mitológico. Tras el golpe de Estado a Perón en 1955, en manos de la "Revolución Libertadora", el cuerpo de Evita fue secuestrado por órdenes del presidente de facto, Pedro Eugenio Aramburu. El comando encargado de la tarea mantuvo deambulando en una camioneta varios días el cuerpo de Evita, e incluso fue escondido en el despacho Carlos de Moori Koenig, teniente coronel y servicio de inteligencia. El hecho fue escandaloso y muy difícil de sostener. El gobierno militar decidió sepultarla clandestinamente. Su cuerpo fue enviado en barco hacia Italia, bajo la denominación de Operación Traslado, diseñada por el teniente coronel Alejandro Agustín Lanousse- quien después fue dictador. Con ayuda de altos funcionarios de la Iglesia Católica, el sacerdote Francisco Paco Rotger, el padre Giovanni Penco y hasta el Papa Pío XII, el cuerpo de Evita fue enterrado en 1957 con el nombre de  María Maggi de Magistris, en Milán.


El escándalo político que generó el secuestro de Eva Perón fue cobrado años más tarde por Montoneros, quienes inauguraron su participación en la lucha armada con el fusilamiento de Aramburu, el 29 de mayo de 1970.

"(...)¿Quién va a tirarte la última piedra? Quizás un día nos juntemos para invocar tu insólito coraje.
Todas, las contreras, las idólatras, las madres incesantes, las rameras, las que te amaron, las que te maldijeron, las que obedientes tiran hijos a la basura de la guerra, todas las que ahora en el mundo fraternizan sublevándose contra la aniquilación." , le escribía María Elena Walsh en un poema por su muerte. Un poema entre miles de homenajes literarios.

Evita Perón constituye hasta el día de hoy uno de los máximos símbolos políticos de la cultura argentina. Aún se reivindican sus discursos, sus acciones políticas y su compromiso por la justicia social. Sus discursos que aludieron siempre a los "grasitas" suyos, a los "descamisados" suyos, los "humildes" suyos y así es recordada y reivindicada por los sectores populares.

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram