Abrir la cancha y cambiar las cosas

Entrevista #3 Florencia Bracco En esta oportunidad Florencia Bracco nos cuenta la experiencia de "Abriendo la Cancha". Es una organización social de fútbol feminista que nació en 2017. "Creo que el contexto del movimiento feminista en nuestro país particularmente ha hecho que sea imposible que todos estos espacios de fútbol estén fuera de esa movida, […]

Por Guillermina Huarte |

Entrevista #3 Florencia Bracco

En esta oportunidad Florencia Bracco nos cuenta la experiencia de "Abriendo la Cancha". Es una organización social de fútbol feminista que nació en 2017. "Creo que el contexto del movimiento feminista en nuestro país particularmente ha hecho que sea imposible que todos estos espacios de fútbol estén fuera de esa movida, y que al contrario, lo ha potenciado y ha ido construyendo sus propias cuestiones, sus propias demandas, sus propios objetivos", dice Flor.

Hace algunos años que los espacios de fútbol femenino articulan con organizaciones sociales y feministas. Una alianza imposible no verla. A veces se mixturan, y lo que nace como una escuela de fútbol deviene organización y viceversa. El diálogo materializado, el discurso hecho cuerpo, que va y juega, que va y milita, que va y le abre la cancha a niñas y jóvenes para que puedan jugar, como lo hace Abriendo la Cancha.

***

GH: ¿Qué les movilizó a organizarse en Abriendo la Cancha?

FB (Florencia Bracco): Surge en el año 2017, luego de que algunas de nosotras participaramos de un festival de fútbol y derechos de las mujeres, un festival internacional que fue en Buenos Aires. Lo organizó una organización amiga, hoy hermana, "La Nuestra", que son las pibas que trabajan en Villa 31 con fútbol feminista y villero. Esa experiencia de participar en el festi nos hizo conocer otros grupos, organizaciones, gente que estaba haciendo distintas cosas desde el fútbol para la promoción del fútbol femenino, para la visibilización de las cuestiones que tienen que ver con el fútbol. Incluso empezando a hablar de las desigualdades y de las cuestiones pendientes en el mundo del fútbol para mujeres y disidencias. Y a partir de conocer eso nos vinimos muy manijas a Córdoba pensándonos en armar una organización. Ahí es donde empezamos a sumar a otras amigas, algunas de las que fuimos desde Córdoba nos conocíamos por jugar algunos partidos o torneos en común, todas venimos del fútbol. Y así se fueron sumando más compas interesadas en armar esto. La primera acción, en donde decidimos poner el nombre y armar nuestra propia bandera y todo fue el 3 de junio de ese año, el Ni una Menos. Ahí marchamos por primera vez, convocando a la columna futbolera. 

Después toda esa movida fue creciendo un montón. Hoy existe un espacio mucho más amplio, Futboleras Organizadas de Córdoba con un montón de espacios dentro. Pero bueno, en el inicio digamos, para nosotras era también empezar a hacer nuestras acciones desde el mundo del feminismo, o vinculadas a la agenda feminista pero desde el fútbol. Era algo medio nuevo en ese momento porque no estaba tan potente como ahora. Hoy existen agrupaciones en la mayoría de los clubes de fútbol, de pibas vinculadas al feminismo o existen equipos que juegan torneos con esos perfiles. Hace unos años no era así.

***

Cuenta Flor que la sede para el festival que las motivó a armar su espacio, era en Córdoba. Así que Embalse fue irrumpido por una banda de futboleras que iban a jugar torneos de fútbol, hacer talleres y formaciones. Una experiencia de intercambio y articulaciones. "Después de eso teníamos como muy claro que queríamos hacer un trabajo territorial. Eso significaba que teníamos pensarnos como una organización y generar un espacio en territorio."

La organización del festival, 2da edición, hizo que Abriendo la Cancha sume participantes, compañeras y amigas que se iban sumando al proyecto. Fortaleció lazos y, en palabras de Flor: "Organizar ese evento que también nos hizo construirnos como organización a nosotras mismas."

***

GH: ¿Cuál es el trabajo que hacen con Abriendo?

FB: Después de eso teníamos como muy claro que queríamos hacer un trabajo territorial. Eso significaba que teníamos pensarnos como una organización y generar un espacio en territorio. Elegimos hacerlo en campo de la rivera, porque una compañera de abriendo estaba trabajando en el sitio de la memoria y entonces en acuerdo con esa institución se armó la escuela de fútbol de niñas y jóvenes Somos Nosotras. Ese fue un proceso muy poderoso porque apenas volvimos del ENM (Encuentro Nacional de Mujeres) de 2017 empezamos con el trabajo de territorio. A la primera clase vinieron 15 pibas a entrenar, niñas de un barrio popular, entonces también con muchas carencias y demás. No existen muchos espacios para las niñas y las jóvenes y, a partir de ahí hasta hoy, Somos Nosotras es una escuela de fútbol. Todo lo que hacemos en relación a articulación y demás, pero sobre todo el trabajo en territorio es una cuestión muy importante para nosotras en el trabajo como organización.

Así es como fuimos y armando toda la movida con las Futboleras Organizadas de córdoba, que se marchó por primera vez en el 8M de 2019. Ese frente fue muy importante para todas, muy poderoso. Y después también la misma movida de redes que una va construyendo más localmente se fue armando de manera nacional, a partir de un espacio que se llama Coordinadora sin Fronteras de Fútbol Feminista, que es un espacio en el cual participamos desde el inicio. Desde el primer taller de Mujeres y Fútbol en el Encuentro Nacional de Trelew, que ahí surge la coordi, y crece y crece y crece exponencialmente cada año porque todos los espacios futboleros se están sumando de distintos lados.  En la coordi hay agrupaciones de fútbol, periodistas, hay pibas que juegan al fútbol, hay DTs, hay profes que están con las escuelitas en los espacios formativos. Hay como una potencia re grande ahí de articulación y de crecimiento en este mundo del feminismo y el fútbol, que me parece que ha tomado una dimensión re grande. 

***

Además de la escuelita de fútbol Somos Nosotras, la demanda de aprender a jugar al fútbol o juntarse a jugar en un espacio amigable para quienes quieren jugar, se extendió a la ciudad de Córdoba. Así que Abriendo la Cancha fue a Parque Sarmiento y empezaron a dar entrenamientos, y ahí se sumaron varixs pibxs que sintieron el cobijo del espacio, y claro también apropiarse del espacio público.  "Empezó siendo eso, un espacio para aprender a jugar y que aloje a todes y que sea recreativo. Eso no lo estamos pudiendo hacer ahora pero es una de las acciones permanentes."

Abriendo la Cancha, entonces, hace más que habilitar espacios para jugar o enseñar a jugar. Flor nos cuenta: "Todo lo demás que hemos estado haciendo han sido muchas acciones aparte de las articulaciones, de estos frentes locales y nacionales, todo lo que es capacitación, talleres, nos han invitado de muchos lados, sobre todo de escuelas o hemos trabajado muchas veces con el IPEF, con la facu, se empiezan a abrir unas lineas de poder transmitir lo que unx hace y aprender de otros espacios también que están construyendo o enseñando o reflexionando sobre el fútbol y las distintas cuestiones que tienen que ver con eso, ya sea con las escuelitas o con la lucha feminista o con lo recreativo. "

***

GH: ¿Cómo describís el vínculo entre el fútbol femenino y la lucha feminista?

FB:  Tiene que ver con lo que viene sucediendo. Me parece que hemos ido entrando al feminismo desde el fútbol y a veces el feminismo iba entrando al fútbol, digamos. Nuestras trayectorias son múltiples, algunas venimos más del fútbol, otras del activismo de distintas formas y eso se ha empezado a unir en un mix que está re bueno porque creo que el contexto del movimiento feminista en nuestro país particularmente ha hecho que sea imposible que todos estos espacios de fútbol estén fuera de esa movida y que al contrario, lo ha potenciado y ha ido construyendo sus propias cuestiones, sus propias demandas, sus propios objetivos. Capaz que hace unos años no nos preguntábamos sobre la participación de las mujeres y disidencias en las comisiones directivas de los clubes, y hoy es una de las reclamos de la coordi. O a nivel local, capaz que nunca nos pusimos a pensar hace unos años en qué tipo de proyecto debería tener la liga cordobesa de fútbol y hoy es una discusión de los espacios que forman futboleras y con las jugadoras y con las pibas que están en los clubes Capaz hace un tiempo era impensado esa posibilidad, entendiendo al feminismo como una lucha muy diversa y amplia, pero que en el caso del fútbol tiene que ver con cuestiones muy concretas, de desigualdades, de machismos y patriarcado que hay en todos los espacios por el fútbol mismo, por la idea del fútbol mismo culturalmente como un espacio y un territorio muy patriarcal, muy pareciera ser de los varones y entonces también se ha ido armando una movida con las pibas y con la visibilización. Por ejemplo el año pasado del mundial, o en relación a todo lo que está pasando con los clubes a partir de la "cuasi profesionalización", nosotras decimos porque en realidad es bastante escasa la real consideración de las jugadoras como trabajadoras con todos sus derechos y necesidades, y en las mismas condiciones que los varones.  

También te puede interesar:

Guillermina Huarte

Estudiante de eso que le llaman comunicación social. Lesbiana y feminista con orgullo. Pelea con facilidad. Quisiera que sea verano todo el año. Desconfía y reniega de la astrología.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Quiero colaborar 🤝

¿Y que si te suscribís
tenés beneficios?

Enterate acá 😎

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

#NoEstamosAjenxs #EconomíaComunitaria

Frente a la crisis que instaura el COVID-19, desde Enfant Terrible habilitamos un espacio que pueda nuclear a los emprendimientos locales de Córdoba.

Seguí leyendo 🙌
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram