Desde 2009 que el 31 de marzo se considera el día de la visibilidad trans a nivel mundial, al ser impulsado por la activista trans co-fundadora de la Organización Transgénero Michigan, Rachel Crandall. 

Ante un sistema heterosexual y cisexual, el día de la visibilidad trans a nivel internacional pone en evidencia algunas de las fragilidades que implica salir de las casillas binarias, asignadoras de géneros y sexualidades, que marcan y recortan normas para transitar y habitar el mundo. Denominar a esto como un sistema surge a partir de comprender que hay un régimen obligatorio encargado de heterosexualizar y generizar personas. Se entiende por sistema, también, porque ubica a las personas en jerarquías sociales verticales, donde quienes son transgresoras de estas imposiciones,  están más abajo. No es casual que no existan días de la visibilidad heterosexual-sería el colmo si esto sucediera- así como existen nuestros días de visibilidad LGTTTBIQ+ La necesidad de nombrarse y visibilizarse en diferencia es fundamental en esta lucha. 

Las demandas feministas han conseguido un eco considerable en esta etapa histórica que transita el país. La visibilidad alcanzada en la lucha por el aborto legal el año pasado, las innumerables organizaciones feministas que surgen a diario, La cantidad de asistentes al Encuentro Plurinacional de Mujeres, Travestis, Trans,  Lesbianas,  y No binaries, son algunos de los ejemplos donde más materializado se ve ese eco. Sin dejar de lado las conquistas a nivel de derechos que en los últimos años viene cosechando la lucha feminista, como la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de género. 

Sin embargo, ni a nivel país, ni a nivel región, se respiran aires buenos para ninguna lucha social. A la par de este crecimiento del feminismo van creciendo adhesiones reaccionarias seriamente conservadoras. No solo en el interior del movimiento, con las radfems queriendo expulsar a las trans, travas y trabajadoras sexuales de la lucha feminista, volviendo a concepciones biologicistas y determinantes que son peligrosas peligrosas y odiantes. Sino también que crece la reacción religiosa, militando día a día en contra de todos los derechos ganados en la última década- que costó muchísimos años de lucha- que levantan demandas y reivindicaciones discriminatorias hacia las lebianas, putos, travas y tortas. Que van en contra de la Ley de Educación Sexual Integral, en contra de la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, y somenten a la tortura a niñas embarazadas producto de violación. Crece a la par que crece el racismo, el individualismo, el clasismo. En Brasil gobierna un presidente que es explícitamente homofóbico, racista, de extrema derecha, anticomunista y fanático religioso. Efecto que no tarda en contagiar, en toda la región, a lxs fanáticos del odio contra toda demanda feminista. En Uruguay ya se presentaron firmas para derogar la reciente Ley Integral Trans. 

Tiembla el poder ante el advenimiento del inevitable cambio cultural que el feminismo protagoniza hoy, no sólo en Argentina ni en latinoamerica, sino a nivel mundial. Se posiciona así como una amenaza seria para el capital y para la iglesia. Ante eso piensan y piensan cómo detener la cuarta ola.

Agencia Presentes hacía llegar por las redes el conmovedor mensaje de Pía Ceballos: “En el Día Internacional de la visibilidad transgénero en el mundo, encontremos alguna compañera trans y nos demos un abrazón porque estamos en batallas complejas y para saber que no estamos solas, que existimos y estamos en todo el mundo. Nos demos aliento, compartamos solidariamente alguna esperanza y jamás dejemos de luchar, de abrazarnos, de ponernos en valor nosotres mismes. Menos cisodio y más transamor”. 

¡Compartílo en las redes!

Guillermina Huarte

Estudiante de eso que le llaman comunicación social. Lesbiana y feminista con orgullo. Pelea con facilidad. Quisiera que sea verano todo el año. Desconfía y reniega de la astrología.
Cerrar