En los últimos meses el Museo de Antropología de Córdoba se convirtió en punto de referencia para el encuentro en la lucha por el Aborto Legal. Entre otras repercusiones, organizaciones evangélico cristianas y de extrema derecha pidieron la renuncia de la actual directora. En esta entrevista, Fabiola Heredia, nos contará cómo se dio el proceso de prestar el lugar para este tema que está en constante tensión en el país.

 

  • ¿Cómo llegó la discusión del aborto al museo?

Primero se acercó un grupo de mujeres de Católicas por el derecho a decidir, que participan en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito . Entonces, lo que yo les planteé en ese momento fue una sala porque ellas decían seremos unas 50, máximo 70. Yo les dije: “una sala no alcanza chicas”. Al dia siguiente ellas lo compartieron en el espacio más organizativo general de Ni una menos. A los dos días me llega un flyer que dice “guiso, bandas en vivo”,  entonces yo las llamo y les digo que nos ordenemos. A mi lo que me interesaba era que se pudiera ver el debate.

Entiendo que poner a disposición un espacio público hace que se legitime. No es lo mismo que estar solx en la calle que decir “lo hacemos desde acá”. Quedó como una proyección en este sentido. Para mí, de mínima lo que hay que hacer en estos lugares es poner a disposición.

En todas las actividades que se han hecho yo nunca porto el pañuelo verde porque soy directora de este espacio. Yo garantizo que esto se pueda realizar, además me parece que esto da legitimidad cuando hablo con los medios. Una cosa es lo que yo hago de mi vida personal y otra representando esta institución, por más que mi posición sea totalmente en acuerdo. Si a mi me vienen a hablar desde “salvemos las dos vidas” yo los voy a tratar de igual manera que a las chicas de la Campaña. Para mi es así, pasa que no se produjo nunca de esa forma. El espacio está. A nosotrxs como asentistas sociales lo que nos interesa es el debate que se está dando socialmente.

En el Museo somos como 150 personas, hay un grupo de trabajadorxs docentes, de no docentes, y de investigadorxs . Acá funcionan en doble dependencia. El área científica son investigadorxs de Conicet, y a su vez de cada unx dependen becarixs, tesistas, grupos de investigación.

Se supone que la gente va a tener una coincidencia. Sin embargo, hay tres personas que no acuerdan. Yo no he tenido ninguna objeción por parte de estxs trabajadorxs. La primera vez que me preguntaron de La tinta por qué ponía a disposicón el museo les mandé un audio, y ese mismo audio lo mandé a estxs tres trabajadorxs para que supieran por qué yo tomo esa decisión. Hay un debate social, es un acto cívico ver un debate público. En la escena se llenó de pañuelos verdes, pero podrían haber venido los pañuelitos celestes. Ellxs tres van a poner un cartelito diciendo que “en el museo hay trabajadorxs que no están de acuerdo”. Me pasaron el texto, con un montón de objeciónes. Me parece que está bueno, unx tiene la obligación de escuchar la pluralidad de voces, y yo creo que en este caso tocan mucho las convicciones morales, personales, religiosas.

  • ¿Qué sucedió con la nota que se presentó para tu renuncia?

Esa nota la presentó un grupo de personas que vino un viernes y yo no estaba. Yo la difundí porque me pareció que estaba bueno dar a conocer el nivel de argumentaciones que manejan algunas personas de estos grupos. No todxs manejan los mismos tipos de argumentos. En su mayoría eran pastores evangélicos, e iglesias evangélico cristianas. Me dejan un folleto de “guardia de la identidad argentina” y del “partido nacionalista cristiano”. Una raíz más de ultraderecha, que entiendo yo son partidos que terminan alimentándose de devotos sinceros del cristianismo evangélico, que les hacen coincidir valores y terminan llevando todos para el mismo lado. Después vemos en las marchas pro-vida a Ricardo Bussi. ¿Esas personas sabrán que termina enlazada con esta gente?

Los argumentos que utilizan de que se tratan de crímenes de lesa humanidad porque es masivo, porque va en contra de personas indefensas, y porque es promovido por esferas estatales. Me llama la atención cómo se apropian de categorías que son de otras luchas sociales acomodándolas a la fuerza para construir una argumentación que tenga una apariencia sólida. Es muy difícil decir “yo no acuerdo con esto porque íntimamente creo en tal cosa”, entonces lo traducen en una especie de manifiesto que aparenta tener una solidez pero que no la tiene. Ponen “FMI , MACRI Y LA IZQUIERDA JUNTA” y vos decís: “bueno, hay gente que enloqueció”.
No hay posibilidades de que esas tres cosas juntas, y en la realidad no es así. No se trata de locura. No es de ese orden. Es sentir desestabilizado el orden, el status quo. Cuando las personas sienten que el status quo se desestabiliza, te ves obligado a abrir la resistencia a todo eso son este tipo de acciones.
Pero sí creo que tiene que ver con los temores. A las personas que no comulgan con la importancia de esta ley en su sentido estricto y como hecho social le genera mucho desequilibrio ver esa horda de gente descontrolada pidiendo aborto. De hecho esta mañana veía que una empresa que hace encuestas dice que cambia sustancialmente cuando preguntan si consideran que las mujeres tienen que tomar decisiones sobre su cuerpo, ahí es negativo. Cuando preguntan: “¿crees que las mujeres tienen que ser criminalizadas por abortar? ahí la gente dice que no.

  • ¿La presentación de esta nota podría tener el fin que querían?

Si yo estuviera en la facultad de abogacía, por ejemplo, probablemente si. Pero estando en la Facultad de Filosofía y Humanidades, es algo que yo estoy todo el tiempo consultando, poniendo en consideración. Sé por dónde vamos. La FFyH se presenta siempre como tensionante de un montón de otras cosas. Sacaron una posición de las autoridades y de toda la gestión acompañando las actividades que se hagan en el marco del aborto como derecho. Argumentando desde el lugar de una universidad laica, pública. Si no lo dice la universidad, ¿quién lo va a decir?

  • ¿Cuál es tu opinión personal de lo que va a pasar el 8?

Yo creo que no sale. Cuando fue el conversatorio el viernes, yo había venido de un programa de tele que me preguntaron lo mismo y justo después dijo Claudia Piñieiro, si nos preguntan no digamos que no sale. Pero yo verdaderamente no creo. Lo digo desde la edad que tengo, yo nací en el 75. No creo que tengamos una clase política a la altura de lo que piden estas jóvenes. Lamentablemente, no los veo. Me invade el escepticismo de saber quienes son esas personas. Carlos Ménem está tomando decisión sobre el futuro de esas jóvenes. A no ser que haya gente que haya llegado con un nivel alto de convicción, por ejemplo la otra vez la escuché a Brenda Austin, ella estaba absolutamente convencida, es una lucha personal o como algunas de las mujeres que hablaban la otra vez en cámara de diputadxs, están absolutamente convencidas. Si no es así, no es. Porque están muy pendientes del beneficio personal que puedan sacar de todo esto. Si la gente está atenta solo al beneficio o la pérdida personal, es porque no están pudiendo leer en un contexto de proyección político-histórica. Yo creo que no lo pueden ver. Senadorxs es el espacio que lo ocupan el resabio de la política, el que alguna vez fue presidente termina siendo senador casi vitalicio, para asegurarse privilegios económicos y sociales , porque los sigue posicionando en el afuera. Desde que no le controlen una valija en el aeropuerto hasta que cobran salarios exponenciales y que a su vez se les garantiza una jubilación de privilegio. Nosotrxs hemos construido un sistema que permite que pervivan como dinosaurios en el sistema. Entonces, esa clase, no puede tomar decisiones. A no ser, ver en peligro su propio privilegio. De hecho ni la ex presidenta, con todo lo que ella había traído no trajo esa discusión, y ese era el momento . Había salido con el matrimonio igualitario, ley de identidad de género. O sea, era el momento y no la sacaron, porque siguen teniendo esto de la iglesia.

  • ¿En diputados pensabas lo mismo?

Pensaba lo mismo, pero bueno, son un poquito más jovenes. Con estxs no lo veo. Por ahi me dicen “no lo digas” pero no lo veo. Me da mucha pena, pero no . Esto va a salir en algún momento , pero no sé si con esta generación. Me cuesta un montón pensarlo.

  • ¿Cuales pensas que son las consecuencias del “no”?

Mirá, en general, cuando algo está tan movido, el movimiento no se va a frenar. Me parece que eso va a ser ponerle kerosén al fuego. Lo que debería  de pasar para mí, es pensar estratégicamente. O sea, lo que sigue para mí es que cada una de las personas que vote en contra, de alguna forma, piensen al estilo de lo que pasó después de la dictadura cuando no fueron los juicios en los ‘90, que se puso Ley de punto final y obediencia debida, que salió el escrache. Bueno, para mí hay que salir así. Hay que hacerles la vida imposible. Que hagan consciente cada mujer que muere por un aborto. Que sepan. Es generar una estrategia de: “usted es responsable de esta muerte, sepalo”.

Hemos aprendido mucho desde la dictadura. Con la sociedad civil organizada se puede hacer mucho, mucho más que con las estructuras partidarias. Las estructuras partidarias son como cristalización de cosas que se cocinan en otro lado. Los movimientos sociales organizados cocinan, no? movidas, trasnformaciones, demandas, y se terminan cristalizando en que algunos de esos después ocupan esos lugares. Pero es una cristalización, no pasa ahí lo más interesante.
Porque lo que ha tenido de bueno esto es que movilizó a mucha gente. Personas que no tenían opinión formada, o que les daba lo mismo, o que lxs veía pasar en la marcha, bueno, ahora se siente implicada . Lo que toca después de esto es seguir. Y si sale aprobada lo que sigue es la desvinculación de la Iglesia del Estado. Si se aprueba sigue eso. Porque es el resultante. Lo que pasa es que para mí hay que ponerlo ahora en el escenario, porque sino no sale nunca. Pero si, me parece que eso es lo que sigue después. Un estado verdaderamente laico. Dejar de engañar a la gente. Lo que ha hecho la iglesia es engañar a la gente.

  • Y… va a tener que salir en algún momento…

Va a salir, va a salir en algún momento. Es bueno porque a mí me parece que es una causa común con mucha fuerza. Puso blanco sobre negro, las cosas sobre la mesa, quien está con quién y por qué, ¿no es cierto?. Por otro lado también ha permitido que nos podamos encontrar desde esta causa común. Poniendo en un segundo plano otro tipo de diferencias. Como sea va a ser bueno. Si no sale es kerosén, es así. Teniendo la oportunidad que tiene esa  gente, de hacer historia. La senadora del Frente para la Victoria es la presidenta de la comisión de Ciencia y técnica del senado. Es un nivel de bruteza que dice que esto es una moda.

Yo apuesto siempre a la sociedad civil organizada, más que a las estructuras partidarias. Lo que pasa es que ahora si eso te juega en contra, te juega en contra. Vos podes tener ideas alucinantes pero si tenés un poder legislativo retrógado por más que sea precioso lo que estés pensando no sale, pero bueno, es lo que hay.

¡Compartílo en las redes!

Guillermina Huarte

Estudiante de eso que le llaman comunicación social. Lesbiana y feminista con orgullo. Pelea con facilidad. Quisiera que sea verano todo el año. Desconfía y reniega de la astrología.
Cerrar