fbpx

La profesionalización del fútbol femenino es noticia en toda la Argentina. Claudio Tapia, presidente dela Federación Argentina de Fútbol (AFA) indicó en conferencia de prensa las medidas concretas que dan inicio a un momento histórico en la historia del fútbol femenino de Argentina. Junto a Sergio Marchi, Secretario General de Futbolistas Agremiados, firmaron el histórico acuerdo que dará creación a la Liga Profesional de Fútbol Femenino.

Por Julieta Escuti

El equipo de la Selección nacional de futbol femenino en la clasificación al mundial

En una sala llena de expectativas, sueños y emociones, se formalizó lo que el movimiento de mujeres y los planteles profesionales vienen exigiendo hace más de tres años. “Vamos a tener una de las primeras federaciones a nivel mundial en las que sus jugadoras puedan ser profesionales” aseguró Tapia al comenzar la conferencia. 

Pese a que quienes anunciaron las medidas fueron en su totalidad hombres, las jugadoras de los 16 clubes que conforman la Primera “A” tuvieron representación, se hospedaron en fila a espaldas de las autoridades y escucharon atentamente cada una de las menciones protocolares que la federación enunció, y sólo fueron espectadoras del momento sin poder acceder al uso de  la palabra en ningún momento. En este marco cabe destacar que, por el momento, AFA apoyará sólo a los clubes de la primera y no al resto de las ligas provinciales o divisiones alternativas.

Es decir, la concreción de un fútbol federal profesional para las mujeres no está aún garantizado. En ese sentido las declaraciones de Tapia evidenciaron la inequidad que separa hoy al ámbito de fútbol masculino del femenino (ni hablar de las personas trans que les gusta o gustaría jugar), y admitió la inexistencia de un marco legal que regule el desempeño de las mujeres en el fútbol, el acceso diferenciado a las instalaciones de AFA, la falta de una liga federal que promueva la visibilización de todas las provincias, el escaso compromiso de los dirigentes, por  nombrar sólo algunos de los límites.

Aparentemente la intención de reconocer y garantizar los derechos de las jugadoras en tanto trabajadoras deportivas fue objetiva y concreta. “Estamos generando un marco legal y un orden para crecer a partir de aquí. Esto crea derechos, económicos, por ejemplo. Está en cada uno de nosotros ayudar a desarrollarlo” dijo Tapia. 

Dentro de las medidas que se oficializaron, la federación brindará un apoyo económico de 24 millones de pesos por año para el fútbol femenino, los cuales se repartirían en iguales cantidades entre los 16 clubes de primera. Así mismo, tendrán éstos la obligación de concretar la firma de 8 contratos por plantel y validarlos con las mismas condiciones de un jugador de la primera “C”. 

Según el Boletín Oficial N° 5501 de AFA, los sueldos básicos establecidos para la primera “C” en la temporada 2018/2019 deben ser de $15.000. Es decir, $2500 por encima del salario mínimo vital y móvil en Argentina (sin contar la inflación interanual). Además, se formalizó la creación de una copa federal que tendrá como objetivo la inclusión de todas las provincias dentro de una misma competición. “Vamos a crear una copa federal, que se va a llamar Fútbol en Evolución, va a ser similar a la Copa Argentina y va a ser muy importante para el desarrollo en el Interior» especificó Tapia. 

Además, aseguró que el predio de AFA estará a disposición para los clubes que no disponen de canchas propias. Como así también la creación de un centro de alto rendimiento para uso exclusivo de los plantes femeninos. 
Cabe destacar que lo sucedido, es un hecho histórico que no deviene de la mera conciencia de la AFA ni de su intención genuina de promover la equidad en tanto condiciones laborales y deportivas: La federación actuó de forma inteligente e interesada frente un contexto que no le dio escapatoria.

Macarena Sanchez

Las promesas realizadas el pasado 16 de marzo son el resultado de la apropiación del espacio público, la realización de demandas formales y la organización empoderada que el movimiento de mujeres junto a las futbolistas vienen protagonizando: el paro de la selección femenina en 2017, el reclamo por la presentación de la indumentaria oficial en 2018, la clasificación al mundial de Francia, la desvinculación irregular de Macarena Sánchez de la UAI de Urquiza, la visibilización en los medios de la demanda de un fútbol femenino profesional, la inserción del movimiento feminista en las perspectivas de lucha y organización son sólo algunos de los motivos que motivaron este cambio urgente y rotundo en AFA.

La conquista de un derecho, una lucha colectiva

En un país donde la conquista por los derechos ha sido gestada históricamente por la lucha colectiva, las mujeres y disidencias entendieron que éste era el único camino. Se empoderaron juntas, se apoyaron y denunciaron toda situación de violencia. Idearon desde sus territorios un conjunto de intervenciones y dispositivos orientados a la visibilización y a la demanda de medidas concretas. En este caso, la lucha pasó por las calles y también por las canchas, demostrando que la emergencia por un fútbol profesional es latente e impostergable. Además, esta conquista se auto percibe ambiciosa frente al futuro: hasta que no se garanticen la totalidad de derechos laborales no dará el brazo a torcer. 

Lo prometido hoy por la máxima autoridad del fútbol argentino es un paso hacia la garantía de la equidad como así también hacia la visibilización de una realidad existente en la historia de las sociedades: los deportes no entienden de género. Las mujeres y disidencias saben que falta mucho por conquistar. Y reconocen que todo proceso de transformación social y cultural se dará disputando los sentidos impuestos por un sistema patriarcal y machista. Son ellas las protagonistas que, comprometidas desde la praxis forjaron este momento histórico. 

¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar