Estudiantes, equipo femenino futbol

El domingo 22 el equipo de fútbol femenino de Estudiantes salió consagrado campeón de Primera División por la Copa de Plata, frente al equipo de Excursionistas. Si bien el partido terminó en un 0 a 0, el global de 4 a 0 favorecía a Estudiantes.

Hasta ahí, parece una anécdota futbolística más que carece de relevancia, si no fuese por el hecho de que la AFA no mandó la copa y tuvieron que festejar con un bidón.


La invisibilidad deportiva

Medios como Olé intentaron levantar la nota con un guiño hacia el ‘sí, se puede’, ese latido de sonido raro que delira cierto político y que a todo médico preocuparía.

Un reporte de Infocielo relata situaciones  donde las mismas deportistas tuvieron que aportar 200 pesos todos los fines de semana para solventar los gastos de traslados de los equipos visitantes, las ambulancias y hasta el personal policial.

No sólo eso, sino que el mismo reporte habla de canchas que no se encuentran en condiciones o que el equipo entrene en una cancha de 9.

Reiteramos, estamos hablando de un equipo de Primera División. Hablemos de equidad.


Al margen

Esto no es algo propio del fútbol femenino argentino. Esto también sucede en la Liga Iberdrola, la Primera División Femenina de España.

Laura Ràfols, ex arquera del Barcelona, ya hablaba hace un tiempo que en esta liga española no existía un sueldo mínimo -a diferencia del fútbol masculino-. Inclusive en la misma entrevista Anair Lomba, delantera del Valencia, mencionaba las instalaciones deficientes, ya sean desde las mismas canchas hasta los vestuarios.

Y la guinda del postre: en ese mismo reportaje, los comunes estereotipos de un nicho futbolístico que no se tolera ver transformado.

Reiteramos, estamos hablando de un equipo de Primera División. Hablemos de equidad.


La Conmebol y el fútbol femenino

La situación del equipo de fútbol femenino de Estudiantes podría llegar a repercutir en el plantel masculino, dejandolo sin Copa Libertadores.

Esto se debe a que este año la Conmebol estableció nuevas normativas para la inclusión del deporte femenino. A partir de la prórroga hasta el 2020, entraría en vigencia la obligación de contar con un equipo de fútbol femenino y otro juvenil femenino para poder participar en la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores.

El artículo III del Reglamento de Licencias de Clubes, dentro de los reglamentos generales de la Conmebol, estipula:

“El solicitante deberá tener un primer equipo femenino o asociarse a un club que posea el mismo. Además deberá tener por lo menos una categoría juvenil femenina o asociarse a un club que posea la misma. En ambos casos el solicitante deberá proveer de soporte técnico y toda la equipamiento e infraestructura (campo de juego para la disputa de partidos y de entrenamiento) necesarias para el desarrollo de ambos equipos en condiciones adecuadas. Finalmente, se exige que ambos equipos participen en competiciones nacionales y/o regionales autorizadas por la respectiva asociación miembro.”


La dirigencia

Según el reportaje de Infocielo, existe una disputa inconclusa entre la dirigencia y el equipo.

Las deportistas ya tuvieron sus idas y vueltas con la dirigencia. Algo que no debería sorprender a nadie, dado que condiciones como no tener baño ni agua en los lugares de entrenamiento no van a mantener alegres a las futbolistas.

La dirigencia está en conocimiento de los reclamos, llegando al punto de entenderlo como ‘justo’ y haciendo hincapié en que ‘la predisposición es total’, pero que el problema sería que ‘el espacio físico no da abasto’.

La dirigencia apunta a que con la llegada del césped sintético no habrá más situaciones incómodas para el fútbol femenino… porque claro, el césped sintético soluciona todos los problemas del fútbol femenino.


¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar