Pre jornadas organizadas por la Comisión de Género. Fotografía: Comisión de Género.

 

Al IPEF van dos tipos de chicas, la que va de calza y la que va de jogging. ¿Vos cual sos? Le preguntaron a Lu de cuarto año. La de calzas es hetero y la de joggings es lesbiana, “vos corres como nena”, “mira te gano una mina en basquet” son los estereotipos que atrapan a lxs cuerpxs de lxs estudiantes del IPEF.

Cómo hablar de género en una disciplina y en una institución atravesada por el sexismo se cuestionan lxs estudiantes que llevan adelante la comisión de género. La “comi”, como le llaman, surgió a raíz de una denuncia de acoso, realizada por una estudiante hacia un docente. El Centro de Estudiantes, liderado por la lista Azul y Roja, fue quien acompañó a la estudiante a hablar con lxs directivos, quienes se limitaron a cambiar el docente para las fechas de exámenes.

Sin tener un protocolo de género, que oriente el accionar institucional, el Centro de Estudiantes tomó la posta, organizó reuniones con docentes, a lo que se sumó la denuncia de la compañera en el Polo de la Mujer y un documento de denuncia por actitudes machistas y misóginas, elaborado por el Congreso de Recreación de Buenos Aires, donde el docente participa. Es así, que se logró la suspensión y restricción del docente, la cual finalizó hace unos meses y hoy se encuentra con carpeta médica.

Esta situación, dejó en relieve que no era la única, y que hablar de violencia de género era una materia pendiente y urgente a resolver. A partir de esto, comenzaron a juntarse las chicas del Centro de Estudiantes y se sumaron compañeras de primero, de segundo y una egresada de la institución. Por decisión política, apostaron a incluir a sus compañeros en el proceso de deconstrucción.

¿Qué tiene que ver esto con la educación física? Es la pregunta que se hicieron muchos estudiantes, en una institución donde impera una versión deportivista y competitiva del cuerpx. “Desde que ingresas al IPEF te dividen por mujeres y varones para rendir los exámenes elimanotorios de ingreso, el salto en largo son tres metros para los varones, dos metros para las mujeres.” Más allá de la cuestión científico biologicista, muy discutida y candente, el problema radica en el contexto de violencia que genera la división, que termina por incomodar y humillar a las mujeres o a cualquier identidad disidente. “Como dice una profe, que distinto sería si nosotras naciéramos con una pelota en los pies”. Aunque las pibas llevan una larga batalla, apropiándose de un espacio que les fue históricamente negado, y hoy son muchos los equipos de fútbol feministas, aún en instituciones como el IPEF, “si te gusta el fútbol sos marimacho”.

El trabajo con el cuerpo, los deportes y las actividades físicas no han podido superar la generificación. La construcción de la masculinidad se juega en torno a la fuerza, la agresividad y la violencia, mientras que la construcción de la feminidad queda limitada a lo pasivo y expresivo. Por eso la mujer no puede jugar al fútbol, “es mejor que juegue al hockey y la que juega al fútbol es lesbiana, marimacho”. Es más, en los colegios que se apuesta a equipos mixtos, se sigue reproduciendo la violencia sexista “la mujer si hace gol vale doble. En los coles se hace eso muchas veces, obligas a los hombres a dar el pase a las mujeres, ¿porque no se la pasas sin necesidad de crear una regla?”

La Comisión de Género en la charla — debate de Género y Sexualidad

Otra de las problemáticas que atraviesa a gran parte de los institutos de formación docente, es que la materia de Educación Sexual Integral recién se cursa en el último año. Un espacio para discutir sobre patriarcado, heteronorma, género, orientación sexual y diversidad, que aparece recién después de haber transitado cuatro años de formación. “En cuarto año es retroceder todo lo que aprendimos, no tiene que ser una materia en cuarto año tiene que atravesar todas las materias, y si hay que elegir un año, tiene que ser primero”


Como viene la mano

Por discusiones como la del aborto, que invadió los cursos al igual que las chicanas “ahí vienen la chicas verdes”, “las feminazis” y las situaciones de violencia que se viven a diario en la institución, la Comisión de Géneros planifica unas jornadas para el 28 y 29 de agosto. Actualmente, están realizado las pre jornadas con intervenciones en los cursos, con dinámicas grupales, que apuestan al debate y la construcción colectiva y, por primera vez se organizan la Intertribus con perspectiva de género, sin la prehistórica división entre hombres y mujeres, e incluyendo deportes alternativos, que escapan a la división sexo-genérica, tan enraizada en el deporte tradicional.

También se participa en otros espacios para enriquecer la discusión, como la asamblea de Ni Una Menos o la creación del protocolo para prevenir y accionar ante situaciones de violencia de género, junto al resto de universidades que depende de la Universidad Provincial de Córdoba. Este debate también se lleva a otros espacios, como al Encuentro Nacional de Estudiantes de Educación Física. El año pasado, se decidió en plenario incluir por primera vez en el ENEEF, la perspectiva de género entre los ejes a trabajar.

En una institución, donde hasta hace poco, un docente exponía sus clases con un Power Point, con un cerebro de un hombre y otro de una mujer, “y en el del hombre decía sexo al medio, y en el de la mujer decía ropa, y a su alrededor cocinar, lavar, sensibilidad, y en el del hombre fuerza”, en el Día Provincial por la igualdad y la no discriminación de género, izaron la bandera de la diversidad. Lxs pibxs de la Comisión de Género se encuentran dando batalla y trayendo discusiones para derribar al medioevo que habita en el IPEF.

¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar