Generic selectors
Coincidencias exactas solamente
Buscar por título
Search in content
Buscar por notas

María: niña no madre

En La Banda, provincia de Santiago del Estero vive María. Ese no es su nombre real sino un seudónimo que le dieron para proteger su identidad, porque Maria tiene 12 años y es apenas una niña. Hace algunas semanas acudió a la Unidad Primaria de Atención (UPA) N° 4 del barrio 6 de Abril, por un fuerte dolor abdominal. Allí fue atendida por María de los Ángeles Pereyra quien descubrió tras una ecografía que su paciente se hallaba con 20 semanas de gestación.

Según los artículos 3º y 5º de la Convención sobre los derechos del Niño así como el artículo 26 del Código Civil de la Nación, debía ser la Consejería de Salud Sexual y Reproductiva la encargada de notificar a María su situación y brindarle toda la información al respecto, incluida la opción de interrumpir la gestación, ofrecer contención y apoyo. Nada de eso sucedió.

María de los Ángeles Pereyra demoró casi tres semanas el informe que daba cuenta del embarazo a las autoridades sanitarias provinciales. Omitió deliberadamente que ninguna niña queda embarazada a los 12 años si no es producto de un abuso. Omitió también, el largo y triste historial elaborado por el Sistema de Protección de la Niñez que constatan que María sufre abusos desde los tres años.

Al momento de elevar su informe -tardío- al Ministerio de Salud de Santiago del Estero, Pereyra omite los antecedentes de violencia sexual de María y escribe: "refiere haber estado de novia con un joven, y ahora ya no, negando la identidad del mismo”. Y más adelante, detalla: “Con antecedente de transgresión alimentaria, se indica dieta y seguimiento, programándose control obstétrico”. Es decir, se la trata como una mujer adulta embarazada. Además señala en su informe que el tiempo de gestación es de 26 semanas, añadiendo 6 semanas para descartar la posibilidad de que se aplique el protocolo ILE.

El escándalo trascendió a los medios locales y nadie en el gobierno de Gerardo Zamora ignora ya el caso. Pocas semanas atrás un tocoginecólogo del gobierno brindó garantías para acceder a un protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (consagrado en el Código Penal como un derecho desde 1921). Sin embargo, un alto funcionario del ejecutivo provincial vinculado a Maternidad e Infancia vetó el protocolo.

Mientras tanto María continúa en una precaria casilla de un barrio pobre de La Banda, hacinada con su padre, su madre y sus dos hermanos cartoneros a la espera de una justicia y unos derechos que ningún organismo del estado ha sabido garantizarle.

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram