Generic selectors
Coincidencias exactas solamente
Buscar por título
Search in content
Buscar por notas

Orgullo: una respuesta política ayer y hoy

Hace 51 años que la revuelta de Stonewall cambiaría el curso de la historia para las lesbianas, travestis, transexuales y las maricas. El 28 de junio de 1969 el bar neoyorkino sería protagonista de un hito fundante para el movimiento LGTTTBIQ+.

Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera 

En ese bar, Stonewall,  se produjo una revuelta espontánea en resistencia a la policía que acabo por acuartelar a la misma en el bar que pretendió desalojar. Espontánea la revuelta, más no espontáneo el hartazgo por la sistemática represión, encarcelamiento y violencia que recibían quienes habitaban Stonewall.

Esa noche la policía intentó desalojar y reprimir como diariamente lo hacía. Pero esta vez algo cambiaría. Las personas que lidiaban con estos accionares día a día dijeron basta. De la mano de  Sylvia Rivera y  Marsha P. Johnson, una trabajadora sexual, negra, trans y bisexual, junto con la lesbiana dragking Storné Delaverie comenzaron la gran rebelión. Ésta última desde el suelo la que, luchando contra cuatro policías, gritó: "¿No van a hacer nada?" . Esa frase interpelaría de manera tal, que la resistencia, que se formó con toda la violencia que habían caído tantas veces sobre esos cuerpos, respondiera al punto de acuartelar a la policía dentro del bar, para impedir los encarcelamientos, pero sobre todo, impedir que volviera a suceder. 

Storné Delaverie

Lo que abrió la noche de Stonewall pudo más que evitar la represión. Al poco tiempo daría curso a la Primer Marcha del Orgullo en todo el mundo. Ese orgullo que se forjó escapando a la criminalización y la invisibilización a la que era sometida cualquier identidad y corporalidad que rompiera con la heterosexualidad obligatoria. 

La revuelta de Stonewall  tuvo un impacto en todo el mundo. Dio impulso para el surgimiento de un movimiento que se comenzaría a organizar para la búsqueda de derechos, visibilización, cuestionamiento, entre otras diversas formas de comprender y organizarse en torno a la sexualidad. 

EN ARGENTINA

Para la misma época se conformó el Frente de Liberación Homosexual (FLH), y tendrá su primer aparición pública a través de la Revista SOMOS, en 1969. Sus integrantes eran de extracción sindical, y en su mayoría, de orientación marxista. Ya adentrados los años 70, la militancia política argentina estaba radicalizada al punto de plantearle una confrontación directa al sistema capitalista. En este contexto, es que el FLH consideró a la liberación homosexual como eje revolucionario. Con la llegada del terrorismo de estado en 1976, tuvo que disolverse, y algunxs de sus militantes viajaron al exilio. 

EL ORGULLO HOY

Es cierto que desde 1969 a esta parte hay muchos avances y conquistas por parte del movimiento LGTTTBIQ+. Sin embargo, aún falta mucho. En muchos países la "homosexualidad" es considerada un delito, o una enfermedad, y los lugares en los que las personas LGTTTBIQ+ tienen plenos derechos son la minoría. De todas maneras, por más leyes y avances concretos, el homolesbotransodio aún impera socialmente en muchos aspectos. Sectores ultraconservadores se organizan y avanzan con la intención de avasallar derechos.

Poner en riesgo la heterosexualidad obligatoria, salirse de las normas, romper clósets y mandatos, tiene aún costos altos. Pero eso nunca podrá detener el devenir de vivir y ser como (nos) deseamos. Como dijo Jáuregui: "En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política".

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram