Su cuerpo fue hallado con signos de violencia y heridas de arma blanca en su domicilio de Santiago. Fueron robadas su cámara y su computadora, donde Martínez almacenaba un minucioso registro de las violencias físicas y sexuales que Carabineros viene desplegando contra las mujeres y disidencias durante las últimas semanas de protesta en Chile. Martínez era una fotógrafa comprometida con su realidad, puso sus herramientas al servicio de una transformación profunda de la realidad y fue asesinada brutalmente por ello.

Albertina Martínez Burgos tenía 38 años y trabajaba en el área de iluminación del canal de televisión Mega. Además le apasionaba la fotografía, quizás como una extensión de su vocación por hacer de la luz un elemento narrativo. Al fin y al cabo la fotografía es eso, escribir con luz. Martínez Burgos además de fotógrafa era chilena, y cuando ardió la primera barricada y los pacos tiraron el primer tiro ella salió a las calles a registrarlo todo con su cámara, sumando a la primera línea de lucha otra arma: la comunicación visual.

Martínez Burgos registró durante semanas la violencia física y sobretodo sexual que el cuerpo de Carabineros de Chile desplegó -y despliega- contra las mujeres y las disidencias desde el inicio de la revuelta popular que sacude el país vecino. Su puesto de combate no era sólo la documentación fotográfica, era el acopio de pruebas, de momentos, de recortes para demostrar una vez mas que la violencia del estado en todas sus formas es, fundamentalmente, la violencia del patriarcado. El castigo supremo, la punición sexual del largo brazo del estado que apunta y dispara contra el seno de lo subversivo: las mujeres y las disidencias en lucha.

Poco después de las cuatro de la tarde de ayer, Radio Bio Bio informó que Martínez Burgos había sido hallada sin vida. Su cuerpo presentaba signos de golpes y heridas por arma blanca. La Fiscalía Centro Norte a cargo de Débora Quintana declaró que es “evidente” que se trata de un homicidio. De su vivienda faltaban dos elementos: su cámara y su computadora. La investigación corre a cargo del destacamento 9º de Carabineros de Chile.

Martínez Burgos era una profesional comprometida con la rebelión popular que sacude las raíces del neoliberalismo latinoamericano, tan profundamente ancladas en Chile. Martínez Burgos fue asesinada brutalmente por su activismo, por su vocación y su compromiso con parir una sociedad mejor. El periodismo que elije uno de los bandos históricos en disputa es hoy, en nuestramérica un oficio de riesgo. Que no queden impunes los crímenes contra quienes hacemos de la palabra, de la fotografía, de la narración, nuestra herramienta de lucha es una tarea de todxs.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar