Generic selectors
Coincidencias exactas solamente
Buscar por título
Search in content
Buscar por notas

Simone, un siglo de feminismo

10/01/2020

El 9 de enero de 1908, en París, nacía una de las intelectuales feministas más importantes de la historia. Simone de Beauvoir, nacida hace más de 100 años elaboró uno de los libros fundamentales para el feminismo: "El segundo sexo", publicado en 1949. Tal fue su importancia que María Moreno describe en el prólogo: (...)"En medio de un cortejo de 10.000 personas, la historiadora Elisabeth Badinter estalló en sollozos gritando a las mujeres de la multitud '¡Le debéis todo!'. Y la frase fue repitiéndose, cantándose en diferentes lenguas, renovando los sollozos". Si le debemos todo no lo sabemos, pero al menos una gran parte de reconocimiento por haber sentado bases teóricas para luchar contra la opresión y por la igualdad.

Simone de Beauvoir fue una intelectual, filósofa, escritora y profesora. Si bien su obra está marcada por El segundo sexo, produjo novelas, ensayos y biografías. Su vida estuvo marcada por su activismo en temas políticos, sociales y culturales. No fue disruptiva únicamente en el campo del pensamiento, sino también por su estilo de vida. Bien conocida es su historia de amor con el filósofo Jean Paul Sartre, con quien mantuvo una relación desde 1929 pero que sin casarse ni convivir. Rompieron con la norma monogámica y la libertad de involucrarse afectiva y sexualmente con otrxs, y se conoce que también tuvo amantes mujeres.

Fue una de las impulsoras de la lucha por la legalización del aborto en Francia. Firmó y redactó junto a otras mujeres de distintos campos el "Manifiesto de las 343" donde reconocían públicamente haber abortado. Sostuvo que "el aborto es parte integral de la evolución en la naturaleza y la historia humana. Esto no es un argumento ni a favor o en contra, sino un hecho innegable. No hay pueblo, ni época donde el aborto no fuera practicado legal o ilegalmente. El aborto está completamente ligado a la existencia humana".

El segundo sexo abrió puertas fundamentales para pensar las relaciones desiguales entre varones y mujeres rompiendo con esencialismos que veían la opresión de las mujeres como una cuestión natural. Simone de Beauvoir se propuso destrozar esas nociones y exponer y repensar las múltiples cuestiones que habían intervenido y que intervienen en la reproducción de la desigualdad de género. Su frase célebre "no se nace mujer, se llega a serlo" abrió paso a la posibilidad de pensar los géneros como construcciones culturales y sociales, y que tales argumentos basados en la biología y la naturaleza sólo sirven para justificar y perpetuar la dominación de las mujeres. Hoy resulta familiar hablar de géneros y hasta sexos como categorías culturales, pero Simone afirmaba esto 70 años atrás. Sin embargo, resulta elemental recuperar esa línea de pensamiento que sentó las bases de un feminismo antibiologicista.

La época en la que Simone de Beauvoir se oponía a toda naturalización de la opresión hacia las mujeres está muy alejada en comparación de algunas realidades que hoy nos toca vivir. Pensar en el sólo hecho que cuando ella comenzó a escribir su obra maestra en Argentina recién se legalizaba el voto femenino. Ciertamente, ella se enfrentó ante una sociedad donde el feminismo no era tal como lo vemos hoy, en la que aún no existían si quiera las pastillas anticonceptivas. El contexto en el cual su libro fue escrito y publicado es muy importante para poder hacer las críticas que en la actualidad se realizan. No porque no haya lugar a la crítica, sino porque pasaron siete décadas.

Simone abrió un horizonte que tanto ayer como hoy nos permite pensar e imaginar de manera mucho más amplia el género, y las relaciones sociales y culturales en torno a ello. De hecho, desde ahí que podemos romper con el binarismo que divide los sexos y los géneros en hombres y mujeres. En la actualidad hasta sectores que se dicen "ser feministas" caen en explicaciones biologicistas y deterministas para excluir a las personas trans y travestis. Por eso es importante reivindicar con fuerza que "mujer no se nace, se llega a serlo".

Guillermina Huarte

Estudiante de eso que le llaman comunicación social. Lesbiana y feminista con orgullo. Pelea con facilidad. Quisiera que sea verano todo el año. Desconfía y reniega de la astrología.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram