En el día de ayer tuvo lugar el prerreferéndum propuesto por el sector ultraconservador de Uruguay para derogar la Ley Integral Trans recientemente aprobada. Sin embargo, la participación en la votación fue tan baja (8%) que no llegó ni al mínimo (25%) para validar un referédum. La ampliación de derechos se consolida en Uruguay y marca el camino para toda América Latina.

El año pasado se aprobó la ley que los conservadores buscaron derogar de la mano del dirigente del Partido Nacional, Carlos Iafigliola . Una ley que fue ejemplo en muchos lugares del mundo por sus propuestas y objetivos para la comunidad trans y travesti. Sin embargo, las iglesias neopentecostales y sectores ultraconservadores históricos se opusieron y juntaron firmas en todo el país vecino para habilitar el llamado al pre referéndum.

Afortunadamente, la intención de los conservadores y de las iglesias fracasó. El plesbicito debía contar con la participación de al menos el 25% del padrón, y llegó apenas a 8%.

El fracaso de los antiderechos es una gran victoria para la comunidad y el activismo trans y travesti ante la avanzada reaccionaria y homolesbotransodiante en la región. Dicha avanzada cuenta con una influencia y presencia enorme de las iglesias neopentecostales que lo único que buscan es consolidar un modelo conservador y totalmente machista, que va en contra de cualquier victoria que la lucha feminista logró en los últimos años. A pesar de esto, Uruguay dejó ayer en claro que lo conquistado no es fácil de derogar, y que habrá resistencia porque no pasarán.

¡Compartílo en las redes!

Guillermina Huarte

Estudiante de eso que le llaman comunicación social. Lesbiana y feminista con orgullo. Pelea con facilidad. Quisiera que sea verano todo el año. Desconfía y reniega de la astrología.
Cerrar