Generic selectors
Coincidencias exactas solamente
Buscar por título
Search in content
Buscar por notas

Bioetanol: la letra chica de la producción

17/04/2020

Hace unos días Emiliano Huergo, socio fundador de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, a través de Diario Clarín hacía circular un artículo (https://tinly.co/j6EHY) en el que explicaba el proceso de producción de alcohol en gel, caracterizándolo como "insumo clave" en la lucha contra el coronavirus. Sin embargo, en su estrategia mediática por promover la venta del producto, así como en su intento de destacar la "solidaridad" del sector agroinsdustrial con la sociedad, no dió letra a las consecuencias contaminantes y devastadoras que trae aparejado dicho panorama productivo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es bosque-nativo-portada-soja-agronegociocosecha-cordoba-ley-topadora-desmonte-1024x576.jpg

Los pasos que faltan

En una explicación compleja y meticulosa que llamaba "desde el campo hasta las manos", el consultor especialista en bioeconomía escribía que: "ante el avance del COVID-19, la agroindustria tiene la enorme responsabilidad de tener que garantizar el abastecimiento de alimentos y otros productos relacionados con la salud y la energía". Ahora bien, cuando hacía alusión a la extracción del maíz no mencionó que primero se desmontan miles de hecáteras de bosque nativo (en la provincia de Córdoba queda solo el 3%), destruyendo la biodiversidad que contienen y que incluso en muchas ocasiones se desplanzan comunidades campesinas u originarias, represión policial y/o sicaria de por medio. Tampoco mencionaba que el maíz que se siembra es el llamado "transgénico" que viene de la mano de la industria de los agrotóxicos (pesticidas, fungicidas, herbicidas) utilizados para fumigar las plantaciones, degradando la tierra, el aire, el agua y por ende la salud humana, acarreando diversas enfermedades como cánceres, malformaciones congénitas, abortos espontáneos, transtornos en el sistema nervioso y muchas otras. En este sentido, el maíz transgénico es el mismo que se utiliza como alimento de los animales, trasladando los compuestos químicos a sus cuerpos, que luego son vendidos en las carnicerías. Este modelo conocido como "monocultivo" en el que priman las commodities (soja, maíz, papa, azúcar) que tienen alta rentabilidad en el mercado internacional, viene siendo política del Estado argentino hace más de 20 años, favoreciendo a los sectores minoritarios del capital concentrado, en detrimento de la salud social y la economía regional.

Siguiendo con la cadena de producción, cuando Huergo hablaba del eslabón conocido como Porta Hnos. a la que caracterizó como "empresa líder en la provisión de alcohol", no mencionaba que en un fallo judicial emitido por el juez federal Hugo Vaca Narvaja, se dictaminó que la empresa es ilegal debido a que no posee habilitación (Estudio de Impacto Ambiental). También aducía que el alcohol con el que se trabaja es "inflamable al extremo", pero no mencionó que la fábrica se encuentra en B° Parque San Antonio, al sur de la Ciudad de Córdoba, en la que además hay más barrios y por ello se exponen constantemente a las explosiones debido a la alta concentración de calor. Omitía también que los olores que a diario se respiran allí, producto de la fermentación del maíz transgénico, generan las mismas enfermedades que se observan en las poblaciones que se exponen a los agrotóxicos. Huergo oculta que la "empresa líder" está mantando gente.

Lejos de velar por el cuidado y el bienestar de nuestras comunidades, desde el inicio hasta el final, la producción de bioetanol genera las condiciones que degradan los suelos y producen inundaciones (acumulándose el agua en la que se incuba el mosquito del dengue); y en el medio se dispersan por el aire los mismos compuestos que luego respiramos, debilitando nuestro sistema inmunológico y exponiéndonos a mayores posibilidades de contraer virus como el COVID-19.

En busca de promover el consumo de alcohol en gel y encubriendo la ilegalidad de dicho producto, Huergo invisibiliza de manera irresponsable otros modos de cuidados sanitarios, homogeneiza la posibilidad de acceso a los costosos insumos e incluso ignora los contextos de ciertos sectores populares en los que las cloacas se rebalsan y no hay alcohol en gel que cubra las condiciones básicas de salubridad, aún sin necesidad de hablar de una pandemia.

Imágenes extraídas de http://www.latinta.com.ar

Lautaro Palacios

Estudiante en la Universidad Pública. Me quiero recibir de "ser un grano en el culo". Paleontólogo frustrado. Fuera Porta.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram