Deuda: sostenible o usuraria

El acuerdo cerrado por el ministro Guzman y los bonistastenedores de deuda ya es celebrado como la gran victoria en materia económica del gobierno de Fernández. El default económico en que se sumió la argentina post Macri con el añadido de la pandemia mundial de coronavirus que desbarrancó los PBI mundiales, abrió un camino hacia […]

Por Santiago Torrado |

El acuerdo cerrado por el ministro Guzman y los bonistastenedores de deuda ya es celebrado como la gran victoria en materia económica del gobierno de Fernández. El default económico en que se sumió la argentina post Macri con el añadido de la pandemia mundial de coronavirus que desbarrancó los PBI mundiales, abrió un camino hacia un acuerdo de deuda "sostenible". Sin embargo, ¿qué implica el acuerdo para el futuro inmediato? ¿hay alternativas al endeudamiento cíclico? La "argentina de pie y para todes" quizá requiera algún esfuerzo adicional

foto: AFP

Macri dejó la presidencia de Argentina con una deuda de 68.000 millones de dólares en default técnico, y abandonó el país cercado por denuncias de espionaje ilegal y prevaricación. El ya lejano 10 de diciembre parecía que la principal tarea en materia económica que el gobierno de Alberto, encarnado en el ministro Martín Guzmán, tenía durante estos primeros meses de gobierno era la negociación con esos acreedores y el cierre de un acuerdo. Hasta que llegó el coronavirus.

La pandemia mundial de Coronavirus ha jugado un rol central en el desarrollo de la negociación -y en el discurso de deudores y acreedores- cuyo acuerdo se celebra felizmente como el gran triunfo político y económico del gobierno de Alberto. La contracción de las economías mundiales de consecuecias aún insospechadas ya determinó una caída de entre 7 y 10 puntos del Producto Bruto Interno de las principales potencias económicas mundiales. En ese sentido los fondos buitre tomaron nota: la quiebra total del país o apostar por cobrar algo menos y en plazos.

Y así fue: en términos generales el acuerdo prevé un aplazamiento sustancial en los vencimientos que debían abonarse bi anualemente en marzo y septiembre de 2020 y 2024. Ahora Argentina pasará a pagar 6 mil millones (en lugar de 68) ente 2025 y 2035. Además, con este acuerdo, por el valor de cada 100 USD se pagará 54,8. USD. Si bien no ha hanido quitas significativas en el monto del capital total de la deuda, los plazos y vencimientos son innegablemente beneficiosos para la argentina.

A pesar de haber cerrado el acuerdo con los holdings financieros de mayor peso mundial como Blackrock que encabeza el grupo de bonistas AdHoc, la reestructuración total de la deuda está todavía lejos de concretarse. El Fondo Monetario Internacional reclama todavía 44.000 millones de dólares que fueron otorgados a cambio de reformas estructurales en las jubilaciones y pensiones y que nos dejaron al borde de una reforma laboral.

La deuda argentina hoy postergada en plazos claramente beneficiosos no deja de ser una carga que exigirá una abultada inyección de dólares para poder ser "sustentable". No resulta ocioso entonces preguntarse si el plan del gobierno para esa inyección de divisas parte de abrir licitaciones para la explotación de recursos naturales como el agua y el litio, reconocidamente cotizados a nivel global, o quizá sea la eterna soja argentina la que termine por inyectar ese capital dejando nuestros territorios secos y áridos y nuestros bolsillos magros y devaluados.

Si una virtud ha tenido per se la discusión sobre la deuda argentina es que por un lado develó el lobby político que los Techint y los Clarín desarrollaron (ambos grupos tenedores de deuda argentina) pidiendo a gritos un ministro más dócil, un Cavallo a su medida que se acomodara a la negociación en función de sus intereses, mostrando una vez mas y con total claridad a dónde están puestos los intereses de la gran burguesía argentina.

Y por último: el virtual default en que nos hallamos, debido no sólo al sobre endeudamiento irresponsable, heredado de un gobierno de pésimos timberos financieros habilita un horizonte más interesante. Si la caída del PIB de todos los países del mundo es cuanto menos del menos del 5%, si la contracción de las grandes industrias mundiales impactaron de lleno en las especulaciones de los grandes holdings financieros, al punto que en el caso argentino terminaron por aceptar un acuerdo que, de mediar otras condiciones nunca habrían aceptado. Entonces: ¿cuál es la sostenibilidad de la deuda? ¿para qué son necesarios los fondos fiduciarios que especulan con la economía de países enteros?

También te puede interesar:

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Quiero colaborar 🤝

¿Y que si te suscribís
tenés beneficios?

Enterate acá 😎

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

#NoEstamosAjenxs #EconomíaComunitaria

Frente a la crisis que instaura el COVID-19, desde Enfant Terrible habilitamos un espacio que pueda nuclear a los emprendimientos locales de Córdoba.

Seguí leyendo 🙌
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram