El gobierno de Lenin Moreno ha impuesto el toque de queda en todo el país y ordenado a las Fuerzas Armadas salir a las calles para “garantizar la paz social”, según declaró el Jefe del Estado Mayor. Las protestas que desde hace 10 días sacuden Ecuador suman casi una decena de muertos, y más de un millar de heridos. El gobierno de Moreno parece resuelto a sacrificar la democracia en el altar del dios mercado para complacer al FMI a pesar de la enorme resistencia popular.

Foto: El Periodico

Se han cumplido diez días consecutivos de insurrección popular en Ecuador contra el acuerdo del gobierno de Lenin Moreno con el Fondo Monetario Internacional. Las recetas del organismo de multilateral implican una brusca devaluación del 123%, producto de la quita de 883 millones de dólares en subsidios a la gasolina, lo cual impacta en todos los aspectos de la vida cotidiana del país andino. La aplicación de este paquetazo devaluatorio sería la conditio sine qua non para el desembolso de 10.000 millones de dólares del FMI.

El inicio de las protestas se radicalizó a partir del paro general impulsado por los gremios del transporte: camioneros, choferes, taxistas, a los que pronto se sumaron estudiantes, organizaciones sociales y partidos opositores. Finalmente la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) se sumó a las protestas y le puso al reclamo soberano un rostro indígena, como ya hicieran en 1997 contra el gobierno de Abdala Bucaram, en el 2000 contra el mandato de Jamil Mahuad y en 2005 cuando derrocaron al ex militar Lucio Gutierrez.

A pesar de la masividad y virulencia de las protestas el gobierno de Lenin Moreno está decidido a amplicar el paquetazo a toda costa. Tras huir con su gobierno de Quito a la ciudad de Guayaquil y rechazar una mesa de diálogo con los manifestantes y opositores, ha declarado el estado de sitio en todo el país y ordenado a las FFAA salir de los cuarteles. Con los tanques en la calle, Moreno parece decidido a sacrificar la democracia ecuatoriana en el altar del Dios Mercado a instancias del FMI.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar