Cincuenta millones de personas sin luz, tres países afectados, calles sin semáforos, estaciones sin trenes, y siete horas de silencio total por parte del Gobierno. El peor apagón eléctrico de la historia del país ha reabierto el debate sobre la política energética en Argentina y revelado otra mentira estructural del macrismo: el tarifazo no ha mejorado el servicio y nos deja al borde del apagón.

A ningún analista u opinólogx sea del color que sea, escapa que la columna vertebral de la política económica del gobierno de Mauricio Macri es y ha sido estos 4 años, el aumento meteórico de las tarifas de los servicios energéticos. Con el argumento inapelable del despilfarro acometido por el gobierno anterior, y la importancia de “pagar la energía que consumimos”, lxs 45 millones de Argentinxs hemos visto aumentar por sobre el 3600% entre 2015 y 2019 según indican el Diario Contexto y el portal Política Argentina.

El mantra de la mejora de los servicios a costa de “pagar lo que valen” ha sido la mejor herramienta del gobierno para justificar la confiscación del bolsillo popular, que conllevan los aumentos y la incontrolable inflación. Sin embargo los cortes de energía y el empeoramiento de la asistencia se incrementaron exponencialmente: según la Universidad de Avellaneda 
“los tarifazos acumulados desde 2016 llegan a un promedio de 3.624% y la rentabilidad total interanual a 2018 de las principales empresas -como Edenor, Edesur y Edelap- se incrementó hasta un 675%, los cortes de luz de diciembre pasado aumentaron casi un 90% en comparación con el mismo mes de 2016” (UNDAV 2018).

Sin embargo la voracidad empresarial y el despojo energético llegó ayer a su máximos histórico con el primer apagón generalizado: 50 millones de personas sin luz desde las 7.07 am (en algunos lugares no se restablecería el servicio hasta 24 horas después). El gobierno reaccionó tarde y mal, casi 8 horas después del corte Mauricio Macri tuiteó lo que ya era obvio para toda Argentina, parte de Uruguay y Brasil: un fallo en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI) que provee energía a 23 provincias del país, parte de Montevideo y el sur del Brasil provocó un apagón generalizado y sin precedentes.

Más de 24 horas después del histórico corte de energía, la maquinaria de propaganda aliada a Cambiemos ha elaborado todo tipo de teorías, desde un ciberataque no identificado, al consabido y repetido hasta el hartazgo mantra de que “la culpa es del gobierno anterior”. Lo cierto es que el secretario de energía Gustavo Lopetegui, encargado de brindar explicaciones sobre lo sucedido, aún no ha hecho públicas las causas del apagón “aún no tenemos información de lo que pasó” sentenció en rueda de prensa. Y se quedó tan ancho.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar