fbpx

El VIIIº Congreso Internacional de la Lengua Española será presidido por el Rey Felipe VI de Borbón y por el presidente Mauricio Macri entre el 27 y el 30 de marzo. Al mismo tiempo se llevará a cabo el Iº Encuentro Internacional: Derechos lingüísticos como derechos humanos, impulsado por la Facultad de Filosofía de la UNC.

La RAE que «limpia, fija y da esplendor»

A fin de mes nuestro locuaz presidente de la Nación, el hidalgo Mauricio Macri presidirá el VIIIº Congreso Internacional de la Lengua Española en virtud y justa recompensa de su dominio de la lengua cervantina, qué duda cabe. Para la ocasión compartirá presidencia con el «querido Rey» de España don Felipe VI de Borbón, reconocido amante de la democracia y la diplomacia para con sus colonias ultramarinas.

América y el futuro del español, la educación, la tecnología y el emprendimiento«, es el título con el que se abordarán entre el 27 y el 30 de marzo las diferentes charlas, y actividades que contarán con grandes exponentes de las letras como Martín Caparrós, y de la moral y las buenas costumbres hispanoamericanas, como Joaquín Sabina. El Congreso se celebra por segunda vez en Argentina la primera vez fue en 2004 en Rosario. 

foto: AFP

Entre otros organismos que velan por la homogeneidad y el lustre del español -que no del castellano- la Real Academia Española figura entre los principales organizadores del CILE, y no es casualidad. Merced a la permanente vigilia que este organismo sostiene para gloria de nuestras letras y esplendor de nuestra lengua, hoy están aceptadas como válidas en el castellano las palabras «almóndiga, caraanchoa, o la interné» pero declinado con ánimo belicoso todo lo referente al «lenguaje inclusivo».

Así las cosas, el CILE que se llevará a cabo en el refaccionado Teatro del Libertador San Martín no será un encuentro para festejar y contemplar la pluralidad lingüística que habita en América Latina y en el estado Español, cuyos organizadores velan por la corrección sintáctica sin obturar y medrar en el uso social que la lengua adopta en distintos momentos y etapas históricas, sino una herramienta de refuerzo para la unidad lingüística y la normalización del habla bajo los parámetros cristianos y occidentales que nos caracterizan como sociedad. O no.

El hecho de que no haya -ni habrá- intención de armonizar y reconocer la existencia de múltiples idiomas y lenguas que conviven en nuestra américa -en condiciones adversas- con el castellano, que sobreviven en la tradición oral y que son parte de la cultura realmente originaria de nuestras naciones, que son trinchera de resistencia y expresión de pluralidad, demuestra que es un Congreso ideado para reivindicar la homogeneidad, santificar la pureza del idioma único y levantar loas al rey godo para mayor flagelo y vergüenza del libertador San Martín, cuyo teatro acogerá este simposio.

Sin embargo no esta todo perdido. En contrapartida al VIIIº CILE la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC ha impulsado el Iº  Encuentro Internacional: Derechos Lingüísticos como Derechos Humanos, cuya intención es reivindicar la pluralidad lingüística como un derecho inalienable, visbilizar la multiplicidad de idiomas y lenguas que nos habitan y atraviesan, y cuestionar la inexistente o muy precaria política pública en materia de reconocimientos a estos derechos que aquejan a nuestra américa. 

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar