El virus de la violencia política en Argentina

El radical Gustavo Valdés volvió a ser elegido gobernador de Corrientes en medio de un clima político tenso, marcado por el atentado contra el diputado Miguel Arias que continúa en terapia intensiva Durante el conteo de votos se registraron nuevos episodios violentos. De la necropolítica antivacunas al "zurdo de mierda, sorete" como leitmotiv ¿a quién beneficia la crispación y la violencia política?

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 2 minutos de lectura

Tres días antes del cierre de campaña en Corrientes el diputado provincial Miguel Arias sufrió un atentado con arma de fuego por el que permanece internado en terapia intensiva y con pronóstico reservado. A pesar de la gravedad del hecho y de que misteriosamente aún no se ha identificado a ningún sospechoso, los correntinos acudieron este domingo a las urnas donde el radical Gustavo Valdés fue reelegido con el 75% de los votos.

Durante el conteo de votos, el candidato del Frente Amplio Gustavo Aromí fue atropellado por el intendente de Mburucuyá Pablo Guastavino perteneciente a la alianza oficialista de esa provincia. Según consignaron medios locales, pocas hora antes un concejal del mismo Frente Amplio fue perseguido por una patota armada con cuchillos. Entorno a las 21hs se conocieron los resultados primeros resultados que dieron la victoria a Valdés, que festejó en el búnker electoral acompañado de los popes del radicalismo nacional Alfredo Cornejo, Manes, Rubinstein y Morales.

Faltando 15 días para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias que deben renovar parte de las cámaras legislativas, el tono de la campaña electoral aumenta al ritmo de la crispación social y una violencia verbal inusitada. En este sentido el precandidato a diputado por CABA de la formación liberal "La Libertad Avanza" caracterizó como un "pelado asqueroso, zurdo de mierda" y "sorete" al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

En este contexto de fuertes cruces verbales desprovistos de toda vocación de discusión constructiva, resulta inevitable preguntarse: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Si hacemos una breve retrospectiva podemos hallar en el inicio de la pandemia (es decir, apenas asumido el actual gobierno) la semilla de la violencia.

De la negación del virus y las denuncias por envenenamiento contra el plan de vacunación pasamos al terraplanismo político y la violencia física y verbal de estos días. El triste y crispado derrotero de la derecha vernácula no es patrimonio exclusivo de nuestro país, sino que expresa una política continental y hasta global. De Orbán a Bolsonaro, pasando por el fracaso del trumpismo, la derecha se ve retroceder y antes que ceder terreno está dispuesta a prenderle fuego a todo.

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram