fbpx

El oficialismo inscribió su alianza electoral con el nombre de «Juntos por el Cambio» impulsando la fórmula Macri-Pichetto para presidente y vice. Un mensaje claro para los mercados y el Fondo Monetario que esperan que Mauricio renueve mandato y pueda continuar el plan de endeudamiento y ajuste. Urtubey y Lavagna oficializaron su espacio tras la diáspora de dirigentes hacia las listas que polarizan la elección: «Fernández- Fernández o MacriChetto»

Cambiemos cambió, y ahora se llama Juntos por el Cambio. Con ese nombre inscribieron esta mañana la alianza electoral compuesta por el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y ahora también, un sector de la derecha peronista: Miguel Angel Pichetto. El senador rionegrino acompañará en la fórmula presidencial Macri como vice, y juntos envían un claro mensaje al Fondo, la banca y el tan mentado «mercado»: el endeudamiento y el ajuste pueden continuar sólo a costa de ampliar la base de apoyo del macrismo, es decir, incorporando un sector del peronismo. 

En este sentido la flamante fórmula no tiene nada de inocente. El «compañero Pichetto» viene garantizando desde 2016 la llave para aprobar las medidas de ajuste de mayor calado del macrismo: la reforma previsional, el endeudamiento con el Fondo Monetario entre las mas escandalosas. Por otro lado, la ampliación del ya liquidado frente Cambiemos, ahora Juntos por el Cambio, busca mostrar un frente de consenso, de diálogo y de unidad para con el ajuste y la represión, y que pueda consolidar el giro a la derecha que se viene procesando en el país y la región.

¿Alternativa? ¿Federal?

Tras el anuncio de la fórmula Macri-Pichetto que algunos con gran ingenio han bautizado como MacriChetto, la ancha avenida del medio ha quedado vaciada y sórdida. El «peronismo federal» encarnado por hoy solamente por Urtubey y Schiaretti ha optado finalmente por impulsar la candidatura presidencial de Roberto Lavagna con el gobernador salteño como vice, tras la incorporación de Sergio Massa y Felipe Solá al espacio de Cristina y la borocotización de Pichetto, que entró por la ventana del PRO a la fórmula macrista, para disgusto de radicales y peronistas «de Peron», y de los otros también.

El Fitito ampliado ¿un manotazo de ahogado o la unidad de la izquierda?

Mención aparte merecen las discusiones de la izquierda argentina en esta campaña electoral. Tras el fuerte retroceso sufrido en las elecciones cordobesas donde perdieron dos de los tres legisladores, el Frente de Izquierda apuesta por una leve apertura y ha lanzado la plataforma FIT-Unidad que integra al MST (pero no a su hermano gemelo, el Nuevo MAS) y otras agrupaciones sin personería electoral del amplio espectro de la izquierda trotskista, y no tan trotskista de argentina. 

La muy mentada idea de la unidad de la izquierda parece ir tomando cuerpo tras el castigo sufrido por el FIT en las urnas en Córdoba, debacle que por otro lado, suscitó un virulento debate al interior del PO entre Jorge Altamira y el resto de la dirección del partido. Juntar a las divergentes corrientes de la izquierda argentina no es tarea fácil.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar