La autoproclamación presidencial del opositor Juan Guaidó coronó la escalada golpista que viene sacudiendo Venezuela en la última semana, y ha motivado la ruptura de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y el país caribeño. Bolsonaro, Macri y Trump han sido los primeros en respaldar el golpe contra Maduro que acaba de ser reelecto presidente con el 67.8% de los votos.

Poco después de fracasar estrepitosamente en las elecciones presidenciales de 2018, la oposición venezolana ha agotado la vía democrática como herramienta política, y se ha lanzado a una aventura golpista con el respaldo de Estados Unidos y los países del Grupo Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, EEUU, Perú, Costa Rica).

El ignoto dirigente antichavista Juan Guaidó se ha autoproclamado presidente interino de Venezuela argumentando que Nicolás Maduro es un “usurpador“, a pesar de haber sido elegido democráticamente con el 68,7% de los votos. En esa tónica, y alentado por el Departamento de Estado Yanqui, se dirigió a las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad prometiendo “amnistía para todos los cuarteles y comisarías” que contribuyan a derrocar al supuesto “dictador“.

Esta conjura golpista tuvo en las últimas 72hs sus puntos de mayor tensión cuando un grupo de militares pertenecientes a la Guardia Nacional Bolivariana intentó infructuosamente copar un cuartel militar en la zona de Cotiza cerca de Caracas. Tras el golpe fallido la oposición viene movilizandose contra el gobierno y se han producido disturbios y enfrentamientos que, al cierre de esta nota contabilizan cuatro muertos. 

Por su parte el gobierno de Nicolás Maduro ha decidido romper relaciones diplomáticas con Estados Unidos, y ha dado 72hs para que los funcionarios de la embajada abandonen el país. “El Gobierno imperialista de Estados Unidos dirige una operación para imponer, a través de un golpe de Estado, un gobierno títere a sus intereses” declaró desde el balcón del palacio de Miraflores ante una multitud que salió a las calles a defender su gobierno. 

La conjura de los escuálidos

Tras la autoproclamación presidencial de Guaidó, la cancillería Argentina, Brasilera y Yanqui han sido las primeras en reconocer la “legitimidad” del referente antichavista como “presidente interino“. Poco después el resto de países que integran el Grupo Lima se pronunció en la misma línea, evidenciando que el fundamento de dicho organismo -fundado en 2017 a instancias de la administración Trump- no es otro que el de cerrar el cerco contra el proyecto político chavista en Venezuela. 

El giro reaccionario que vive América Latina alienta el fantasma de la guerra entre países hermanos con la anuencia de la Casa Blanca. En este sentido el presidente Maduro arengó: “Vamos al combate! Para obtener la victoria de la Paz”.  Es probable sin embargo, que para poder mantener la paz, la soberanía y la democracia en Venezuela tengamos que lamentar imágenes como las que dieron la vuelta al mundo en años anteriores, cuando la oposición escuálida salió a las calles a prender fuego literalmente, a la democracia.

En contra del intervencionismo y la intentona golpista se han pronunciado los mandatarios de Turquía y Rusia, Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, además del recién electo Andrés Manuel López Obrador presidente de  México.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar