fbpx

Ronald Lessa y Elcio Vieira de Queiroz son los dos ex Policías Militares detenidos por asesinar presuntamente a la concejala del PSOL Marielle Franco y su chofer Anderson Gomes, el 14 de Marzo de 2018. Tras la detención de los sospechosos se filtraron sus vínculos con la familia Bolsonaro: Lessa compartía vecindario con el presidente Jair, Vieria de Querioz que es señalado como jefe de las bandas paramilitares que controlan el narco en Brasil, fue suegro de Flavio Bolsonaro, hijo del presidente.

El 14 de Marzo de 2018 la concejala del PSOL Marielle Franco fue asesinada de cuatro disparos en la cabeza junto a su chófer Anderson Gomes, en pleno centro de Río. Ha transcurrido un año exactamente y los presuntos asesinos fueron detenidos ayer, en medio de una espectacular puesta en escena, con toda la prensa oficialista grabando en directo cómo el brazo de la justicia justiciera de Sergio Moro capturaba a Ronald Lessa y Elcio Viqueira de Queiroz. 

Sin embargo estos dos Policías Militares retirados son la punta del iceberg de una trama que liga directamente a la familia Bolsonaro con las milicias paramilitares y las mafias que controlan el narcotráfico en Brasil. El vínculo es estrecho hasta tal punto que uno de los detenidos era vecino del presidente de la república, Jair Kirsche presidente del Movimiento en Defensa de los Derechos Humanos de Brasil declaró que “La casa es inmensa y, me parece, absolutamente incompatible con lo que puede cobrar de jubilación un sargento de la policía militar”.

 “Uno de los hijos del presidente Bolsonaro era novio de una hija de este tipo. Los hijos de Bolsonaro están muy involucrados con las milicias porque estas milicias trabajan para cooptar votos en las favelas, y por casualidad, todos ellos son ex policías, militares…”

Kirsche dirige una organización en defensa de los Derechos Humanos

Además de compartir vecindario y circunstancialmente familia política, los Bolsonaro y los sicarios tienen numerosas fotos juntos, presumiblemente en la etapa de campaña electoral, momento en el que el actual mandatario brasilero gustaba de fotografiarse con numerosos policías y militares. Tras la detención de los sospechosos y debido a las numerosas “coincidencias” que los vinculan con la familia presidencial, Amnistía Internacional ha emitido un comunicado señalando “la necesidad de un grupo externo e independiente de especialistas para seguir las investigaciones y el proceso, como ya se hizo en otros países”. 

¡Compartílo en las redes!

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.
Cerrar