MASFE: el evangelismo argentino calienta motores para las legislativas

En Córdoba más de 200 templos evangélicos adhieren al Movimiento de Acción Social Federal (MASFE) dirigido por el "apóstol" mendocino Héctor Bonarrico. Un armado que ha sabido cerrar alianzas con la UCR de Cornejo, con el PJ de Schiaretti vía Ale Vigo o articular con movimientos sociales a través de la asistencia social y el trabajo territorial. De la crisis de partidos se sale ¿a Dios rogando?

Por Redacción Enfant Terrible |

🕒 3 minutos de lectura
Foto: Agustina Byrne

El Movimiento de Acción Social Federal (MASFE) se presenta a competir en estas elecciones legislativas en Córdoba, Tucumán, CABA, Provincia de Buenos Aires, Misiones, Jujuy y en la provincia de Mendoza, cuna de la organización desde donde el "apóstol" Héctor Bonarrico dirige el armado.

En la página web del santo varón figura que tiene una oficina en el 5° piso de la legislatura provincial, que fue educado "en el seno de una familia cristiana", que fue pastor "en los barrios neoyorquinos del Bronx y de Brooklyn" junto a su hermano Ángel y su esposa, la -también- "apóstol Magdalena Moragas" hasta que la llamada del deber lo devolvió Argentina.

Como una mamushka ideológica, en el evangelismo político de Bonarrico entra casi todo. Así fue que pocas horas antes de la oficialización de alianzas para las PASO, el pasado mes de julio, el líder de MASFE cerró un acuerdo con el líder radical Alfredo Cornejo para integrar la lista de Mendoza Cambia (UCR + Pro).

En Córdoba, las más de 200 iglesias que congrega el partido de Bonarrico son un jugoso padrón electoral al que el cordobesismo "de Juan" ronda con pretensiones electorales desde hace tiempo. Muy a tono con la campaña de "ELLAS", la primera candidata a diputada Ale Vigo compartió los panes y los peces de la rosca electoral con la pastora Verónica Narvae, que finalmente se sumó a Hacemos por Cordoba, Dios mediante, a finales de junio.

A Dios Rogando...

Desde hace al menos diez años, ninguna fuerza política es capaz de ganar por si misma unas elecciones legislativas o generales en Argentina. De la hegemonía electoral del Frente para la Victoria quedan solo recuerdos y hoy en día peronistas, radicales, trotskistas o liberales se ven obligados a la alianza, la componenda y el acuerdo para meter legisladores o disputar espacios en gabinetes. Teniendo en cuenta que un 10% de los argentinos se declara abiertamente evangelista o protestante, el salto a la política de Bonarrico y otros apóstoles evangelistas era cuestión de tiempo.

La crisis de representación de los partidos, la profundización del quiebre entre esfera civil y esfera política en la vida social, y el enraizamiento real que el evangelismo, en sus diversas expresiones, tiene en los barrios populares de toda Argentina hace ineludible una pregunta: ¿asistiremos en los próximos años a la mistificación de la política? ¿veremos un ministro de Dios, ocupando un ministerio de la Nación? y una que preocupa especialmente al colectivo LGTBIQ: si Dios es todo ¿también es puto?

También te puede interesar:

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

¿Sabías que Enfant Terrible se sostiene principalmente con aportes de suscriptores?

Espacio publicitario para quienes nos bancan 💪

searchclosebars linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram