Lxs pibxs no son peligrosxs, están en peligro: una frase que resonó durante todo el festival de Córdoba no baja (la edad de imputabilidad). Lxs pibxs no viven en un vacío social, sino en un entramado que lxs posiciona en la fragilidad estructurada por la impunidad del sistema represivo.

Un 42% de los asesinatos de lxs pibxs entre 15 y 25 años -por parte del aparato represivo- son precisamente asesinadxs en lugares de detención. Si a esto sumamos que el 40% de lxs pibxs están en situación de pobreza extrema y el intento de bajar la edad de imputabilidad de 16 a 15 a través de la modificación del Código Penal, no hay que pensarlo mucho al decir Córdoba no baja.

Es una posición fundamentalmente ético y política el comprender que, sin una solución estructural, tampoco habrá una salida de fondo.

Decir Córdoba no baja es decirlo desde el fuego de las luchas populares y es precisamente por ese motivo que realizarlo en La Piojera no es una decisión menor. Con todo un desarrollo histórico, que cuenta con anécdotas tan importantes como ser parte del Cordobazo, el ex Cine Moderno -hoy recuperado como centro cultural- se transforma en el telón de fondo, después de tantos años inactivo, de las luchas populares.

Con la rima de CTK, el cuarteto de La Megabanda y el ska de Akun Maia, al bloque musical se sumaban diversas intervenciones artísticas y la obra de teatro ‘Punto ciego 14 y medio’. Hoy La Piojera vuelve a ser un espacio de disputa para las luchas populares que, al igual que la madre de Luciano Arruga, se posiciona contra lxs arruinaguachxs.

¡Compartílo en las redes!

Martin García

Psicólogo en (de)formación. Especialista en cosas y doctor en casi todo. Adora hacer cálculos mentales y buscar patrones geométricos en las cosas. Realmente piensa que las palomas nos van a gobernar.
Cerrar