Se cumplen 80 años del fusilamiento de “Las 13 Rosas” a manos de la dictadura franquista. Un grupo de jóvenes revolucionarias decididas a enfrentar la represión y la muerte que sobrevino tras el final de la Guerra Civil. Poco antes de ser fusiladas por la Guardia Civil contra el paredón del madrileño Cementerio de La Almudena, pidieron “Que nuestros nombres no se borren de la historia”.

Dionisia Manzanero Salas cumplió 20 años en 1939, poco después del fin de la guerra civil se afilió a las Juventudes Socialistas Unificadas, organismo de juventudes del Partido Comunista. Su padre y su hermano murieron en el frente defendiendo el régimen constitucional republicano, a causa de un obús del llamado “bando nacional”. Por “roja” fue asesinada de un tiro en la cabeza, disparado contra la tapia del madrileño Cementerio de La Almudena. Murió junto a 12 compañeras que pasaron a la historia como las 13 rosas.

“La Nueva España” fue la madre autoritaria y ultracatólica de la actual monarquía parlamentaria que prefiere olvidar los nombres y las vidas de aquellas jóvenes asesinadas. Hoy se cumplen 80 años de aquel fusilamiento, que junto con más de 140.000 personas (según cifras de la Asamblea Parlamentaria del Consejo Europeo y la Universida de Castilla-La Mancha) permanecen diseminados y enterrados en fosas comunes por toda la geografía ibérica, sin que ningún gobierno haya impulsado políticas públicas reales y efectivas para rescatar los restos.

De las 13 rosas, 9 eran menores de edad. Tras un juicio militar sumarísimo fueron condenadas a muerte, trasladadas desde el penal de Ventas y fusiladas contra un paredón. Julia Conesa, madrileña y modista que contaba apenas 19 años pidió antes de la primera ráfaga “Que nuestros nombres no se borren de la historia”.

Ellas eran Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente.

¡Compartílo en las redes!

Santiago Torrado

Menorquín en Argentina. Fotógrafx documental. Discuto política a los gritos y tengo un perro que se llama Lupo.
Cerrar